Manifiesto de Tucuman Argentina a la Iglesia del Señor

504

Este Manifiesto Cristiano se lo ofrecemos a la iglesia del Señor Jesucristo por su consideración y oración. El Manifiesto de Tucumán fue redactado durante un evento llamado Encuentro 2020 celebrado durante las primeras semanas de enero en Tucumán, Argentina. Tucumán es también el lugar donde se redactó y firmó el Manifiesto de la Independencia para la Nación de Argentina el 9 de julio de 1816 declarando su libertad de la esclavitud y la opresión a las potencias extranjeras.

 

“Nosotros, los aquí presentes, siervos de Jesucristo y miembros de la iglesia del Señor nos encontramos reunidos en Tucuman, Argentina con la vocación de representar a la expresión orgánica y sencilla de todo el cuerpo de Cristo en Argentina.

 

Entendiendo que los tiempos en que vivimos son volátiles, inciertos, complejos y ambiguos, y que estos representan un desafío para las comunidades de discípulos no solo de Argentina, sino del mundo; queremos ser como los hijos de Isacar “Entendidos en discernir los tiempos… que sabían lo que el pueblo debía hacer … y cuyo dicho seguían todos sus hermanos” (1 Crónicas 12:32)

Por ello:

 

  1. Aunque llamados “Iglesia Sencilla u Orgánica”, no creemos en nombre ni denominación ya que somos Su iglesia, el cuerpo de Cristo en la tierra.

 

  1. Afirmamos nuestro derecho y privilegio de ser iglesia en todo tiempo, todo lugar y modo, sin estar atados necesariamente a reuniones, días, edificios, personas u organizaciones.

 

  1. Declaramos que el cuerpo de Cristo no es otra cosa que una comunidad de discípulos que se aman. Es la familia de Dios.

 

  1. Comprendemos que el único camino para manifestar a Cristo es encarnar los principios del Reino en una sociedad tan harta de religión como hambrienta de amor.

 

  1. Vemos el evangelismo como parte del discipulado y entendemos hacerlo de un modo natural y relacional con cada persona que esté y que Dios traiga a nuestros círculos de relaciones.

 

  1. Aceptamos como hermano a todo aquel que ha confesado que Jesucristo ha resucitado y le bautizamos prontamente de una manera sencilla y pública, aunque esto se reduzca a dos o tres hermanos.

 

  1. Creemos en la Jefatura de Jesucristo, su Señorío individual y comunitario.

 

  1. Entendemos que Dios a ha dado todos los dones a Su iglesia para ser ejercidos todos los días y en todo lugar según su voluntad.

 

  1. Creemos en el sacerdocio universal de cada creyente expresado en la dinámica de servir los “unos a los otros”.

 

  1. Procuramos en nuestros encuentros, a menudo en el marco de una comida real, un momento para partir el pan y recordar lo que Él hizo por nosotros.

 

  1. Reconocemos que Dios a dejado hermanos entre nosotros, con carga espiritual reconocidos por las comunidades de discípulos y que esta autoridad espiritual nunca es posicional ni jerárquica, sino funcional, alejada de cualquier título o nombre.

 

  1. Interpretamos las Escrituras como palabra que nos revela el Señor, reconociendo que la única “sana doctrina” es la que produce sanidad en las vidas. La mejor exégesis es la que nos lleva a la diaria obediencia a la voz de Cristo por medio del Espíritu Santo y al conocimiento pleno de Dios.

 

  1. Creemos asimismo que Dios continúa hablando Su palabra a su pueblo individual y comunitariamente por medio del Espíritu Santo y que una vez interpretada y confirmada por el cuerpo de Cristo es nuestra final autoridad, constituyéndose de esta manera su Cuerpo en una comunidad interpretativa capaz de discernir su voluntad en situaciones específicas.

 

  1. Entendemos que Jesucristo no nos envió a fundar iglesias sino a hacer discípulos y que en ese proceso surgirán comunidades autóctonas, autónomas e interdependientes.

 

  1. Afirmamos que la “Missio Dei”, la misión de Dios es la misión de la iglesia.

Podemos ver a Dios el Padre enviando al Hijo, luego Dios el Padre y el Hijo enviando al Espíritu, y finalmente en otro movimiento de amor: El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo enviando la iglesia al mundo.

Por lo tanto, la misión es el amor de Dios moviéndose hacia las personas para alcanzarlos y discipularlos por medio de Su iglesia.

Concluimos pues que la iglesia no es el fin de la misión de Dios, es el medio para ella. Existe la iglesia porque hay misión, no viceversa.

“En vista de todas estas verdades y con el fin de preservarlas ofrecemos este Manifiesto para la salud y la libertad del cuerpo de Cristo, habiendo considerado las debilidades y fortalezas tanto como las amenazas y oportunidades a las que la iglesia se enfrenta en estos tiempos difíciles, nos pareció propicio convocar a este encuentro y reconocernos como comunidades sencillas independientes en Argentina y donde a Él le pareciere.

Por lo cual manifestamos estas verdades liberadoras y nos comprometemos fielmente a servirnos en amor los unos a otros y trabajar unidos por el cuerpo de Cristo y la misión de Dios en la tierra.

Lo hacemos por nosotros, por nuestros hijos y por las generaciones venideras hasta que Cristo venga”

“Hoy, 11 de Enero de 2020 reunidos en la Provincia de Tucuman, Argentina los aquí presentes, representantes de iglesias sencillas que se reúnen en las ciudades de Tucuman, Salta, Mendoza y Rosario,(Argentina)  y en Jacksonville (Estados Unidos), y con la vocación de representar a la expresión orgánica y sencilla de todo el cuerpo de Cristo en Argentina  firmamos este manifiesto”

Redactado por el Dr. Rubén Alaniz de Tucumán Argentina, organizador del evento con la aprobación de todos presentes.

En el espíritu de amor e inclusión, las reuniones estaban abiertas a todos. También estuvieron presentes dos líderes institucionales, uno un pastor bautista (Buenos Aires) y un sacerdote luterano (Salta) que estaban interesados en participar en el diálogo y aprender más sobre lo que el Señor está haciendo en su Iglesia.

Compartimos este Manifiesto con la esperanza de que le hable a Su Cuerpo en todas partes y nos ayude a unirnos en El Espíritu de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Con este Manifiesto no pretendemos una comprensión completa o haber llegado a la postura doctrinal perfecta. Estamos en un viaje juntos para conocerlo y queríamos compartir nuestras observaciones en el camino con la Familia Mundial de Cristo.

Mucho amor

Jose L Bosque

Avivamiento@aol.com

Manifiesto Cristiano

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.