La Iglesia: Quién, Qué, Dónde y Por qué

265

¿Quién es la Iglesia? es la pregunta número uno que me hacen constantemente; pareciera que cuando abandonamos el sistema religioso creado por el hombre, todos necesitamos encontrar algún fundamento, ya que todo lo que una vez creímos se ha cimbrado desde sus cimientos.

Algunos temas, una vez que estamos de este lado, parecen muy simples y no tenemos debates sobre cómo los explican las Escrituras; entonces, ¿por qué tenemos tantos problemas con ponerlos en práctica en la vida real? ¿La presencia humana realmente crea problemas? No, no mientras los humanos sean guiados por el Espíritu, y no por alguna tradición, programa o liturgia inventada por el hombre.

El Cuerpo de Cristo, la Ekklesia de Dios, es algo hermoso cuando trabaja bajo la dirección de Cristo, Quien es la Cabeza de la Iglesia. ¡Ah!, pero cuando los humanos con problemas, como el orgullo y la necesidad de controlar con la intención de proteger algún problema de identidad, nos ponemos al volante, la práctica se convierte en una pesadilla. Es por eso que en ninguna parte del Nuevo Testamento se dejó tal responsabilidad a un solo pastor, a un anciano o a un sacerdote.

Somos un pueblo orgánico que, con la ayuda del Espíritu Santo, deseamos devolver a la Ekklesia a su legítima Cabeza. Es nuestra responsabilidad monitorear constantemente nuestra salud espiritual como Cuerpo de Cristo. Esto nos mantendrá honestos y, con suerte, en línea con Sus deseos para Su Cuerpo. He tratado de sugerir algunas respuestas a estas preguntas comunes que me han hecho en el campo de la obra cuando viajo aquí y en el extranjero; a veces siento que estoy volviendo a algunos conceptos elementales, pero olvido la realidad de que hay un éxodo y que la gente está dejando atrás diariamente el sistema religioso de los hombres.

No pretendo ser una autoridad ni tener certeza exacta sobre ningún tema; sino que actúo, así como cuando tú escuchas al Espíritu Santo mientras lees y ves lo que el Padre te va confirmando.

¿Definición de la palabra Iglesia? Ekklesia “Los llamados”, los llamados fuera de esta generación perversa (espiritualmente), pero no fuera de este mundo (físicamente); nacidos de lo alto para encarnar a nuestro Señor Jesucristo aquí en la tierra. Se nos deja aquí para vivir como ejemplos de Cristo para no ser incluidos en un arrebatamiento venidero, no para marcar nuestro “boleto” para un viaje futuro al Cielo o para evitar las llamas ardientes de un supuesto “infierno eterno”. Debemos ser Sus manos y Sus pies para un mundo herido. En resumen, nosotros somos el Cuerpo visible de nuestro resucitado Salvador para aquellos que aún tienen que rendir su vida a Él por Su buena voluntad y destinados a ser parte de nosotros.

¿Quién es la Iglesia? La iglesia es gente, no un edificio. La iglesia es un pueblo apartado para los propósitos de Dios en esta tierra. Todos los que han nacido de arriba son la Iglesia; tanto los que están aquí en la tierra como los que nos han precedido. Esta parte es un poco difícil de entender aquí en la tierra, pero Su Iglesia son también aquellos aquí y ahora, que algún día serán hijos de Dios. Muchos no están “perdidos” como nos enseñaron, simplemente aún no han llegado.

“Pero cuando el que me separó desde el vientre de mi madre y me llamó por su gracia, se agradó de revelar a su Hijo en mí…”
Gálatas 1:15-16a

¿Cuándo somos Iglesia o cuándo estamos EN Iglesia? La mayoría de la gente le dirá que somos la Iglesia cuando nos reunamos en nuestro servicio oficial semanal. El problema es que el primer siglo no tenía edificios, ni reuniones semanales, ni clérigos profesionales remunerados, ni Biblias. El hecho es que somos Iglesia cuando y dondequiera que el Espíritu Santo reúna a dos o tres creyentes en Su Nombre.

¿Qué es? ¿Una junta, un servicio o una reunión? No puede ser un servicio porque nuestro Dios no necesita ser servido como otros dioses. Una junta o asamblea me suena demasiado oficial y con una agenda propia de una entidad empresarial. Me gusta la palabra reunión, pero más bien como una reunión familiar orquestada por el Espíritu Santo. Los creyentes gentiles no se reunían semanalmente como sus homólogos judíos que incorporaron sus prácticas judías a su metodología del Nuevo Pacto.

¿Qué lo hace orgánico? La mayoría diría y argumentaría que es orgánico porque se encuentra en un hogar. No, orgánico significa que es guiado por el Espíritu Santo y la ubicación no tiene nada que ver con eso.

¿Quién puede convocar una “reunión oficial”? La Cabeza convoca a la reunión y puede poner esa necesidad en cualquier miembro de la congregación que la necesite.

¿Cuándo debería celebrarse ? ¿Semanalmente los domingos? Se nos ha enseñado que los domingos se convirtieron en el día del Señor para las reuniones semanales en el Nuevo Testamento, pero hay poco apoyo para esa idea en las Escrituras. Los creyentes del Nuevo Testamento vivían en comunidad y el Señor los reunía diariamente.

¿Cuánto tiempo debe durar la reunión? Nuevamente, el tiempo es algo que ha plagado a la Iglesia del Nuevo Testamento desde Constantino porque los creyentes del Nuevo Testamento simplemente no tenían un botón de encendido y apagado para vivir la vida de Cristo.

¿Qué constituye un quórum? ¿Cuál debería ser el porcentaje de personas nacidas de nuevo respecto de las personas “perdidas”? No hay quórum en el Nuevo Testamento. Las reuniones estaban abiertas a cualquiera que estuviera interesado. Pudieron venir y participar en la cena relacional, las conversaciones y el ministerio a quienes lo necesitaran.

¿Cuál es la cuota mínima ? ¿Cuántas personas deben estar presentes? Esta idea dependiente de los números simplemente no existía en el primer siglo.

¿Dónde debería celebrarse? ¿Cuándo se reúne en un hogar? Si bien los hogares fueron el lugar natural o la única opción durante el primer siglo, eso no debería limitarnos hoy en el siglo XXI. El Espíritu Santo puede reunir a los creyentes en un automóvil, en su trabajo, en un restaurante o en una escuela. La Iglesia siempre ha reconocido que existen diferentes tipos de reuniones y nuestro Señor no se limita a ningún formato o lugar en particular.

¿Qué la convierte en una reunión de Iglesia ?

  1. Lectura de la Biblia – ¿Qué Biblia? Se estima que el 97% de los ciudadanos del siglo I no sabían leer ni escribir. La Biblia no se imprimió hasta el siglo XVI y a la mayoría de los pobres no se les permitió asistir a las escuelas hasta el siglo XIX. En el mejor de los casos, tenían una copia de una carta y tal vez una persona que podía leerla. La mayor parte de la discusión en el primer siglo provino de primera mano de los santos que habían caminado con Jesús.

“Lo que era desde un principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado y palparon nuestras manos acerca del Verbo de la Vida (porque la Vida fue manifestada, y la hemos visto, y damos testimonio, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba ante el Padre, y nos fue manifestada). Lo que hemos visto y oído os lo anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre y con su Hijo, Jesucristo. Y estas cosas os escribimos para que nuestro gozo sea completo”.
(1ª. Juan 1:1-4)

  1. ¿Debe haber oración? Hay muchos tipos de oraciones. Si nuestro Señor mientras estuvo en la tierra necesitaba alejarse para orar al Padre diariamente, cuánto más necesitamos nosotros ser personas de oración. No en un sentido formal, sino en un sentido relacional con nuestro Padre Celestial.

“Por tanto, exhorto ante todo a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias por todos los hombres”
(1 Tim 2:1)

  1. ¿Se debe tomar/recoger una ofrenda? Es una práctica del Nuevo Testamento dar según las indicaciones del Espíritu Santo. Se cree que la mayoría de las donaciones nunca se registraron ya que el Señor nos enseñó a no publicitar nuestras buenas obras. Seguramente una mayor responsabilidad recayó en los que eran ricos, pero en mi experiencia el don de dar se puede encontrar mucho más en los que menos tienen. El Nuevo Testamento habla sólo de dos tipos de colectas públicas. Uno es ayudar con los gastos de viaje y alimentación a los creyentes que han sido llamados a entregar su vida a la obra del Señor. La otra era una colecta para los pobres de Jerusalén y los que estaban bajo la persecución romana.
  2. ¿Cantando canciones de adoración? Los primeros escritos nos muestran que disfrutaban del canto corporativo. Principalmente cantaban para recordar ciertos credos de la iglesia primitiva. En ninguna parte del Nuevo Testamento la adoración se limita al canto y ciertamente no se conocían cantantes profesionales pagados. La mayoría de las canciones en la iglesia primitiva provenían del tiempo que los creyentes talentosos pasaban con el Señor, y las canciones tenían principalmente un enfoque de Dios al hombre en lugar del hombre a Dios. No existe “el culto orgánico” y, algún día sabremos como fuimos conocidos.

“…Y hasta ese día seguimos cantando: Agradeciendo a Dios por las antiguas canciones que nos unen a los santos a través de la historia, disfrutando de los cantos nuevos que nos permiten expresar la verdad eterna de maneras nuevas y anticipando las canciones que están por venir. El Salvador nos ha rescatado para que cantemos el cántico de los redimidos; que lo cantemos bien, que lo cantemos constantemente, que lo cantemos apasionadamente, que lo cantemos para Su gloria y para el avance de Su evangelio hasta que llegue el momento en que nuestras canciones nunca terminen”.
Bob Kauflin

  1. Monólogo versus compartir: La idea de un sermón monólogo es una práctica del sistema religioso moderno. Todos podían compartir en una reunión, pero no todos tenían obligadamente que compartir. Ciertamente, hubo enseñanza de los mayores, pero la participación fue bienvenida. Nada es mejor que pasar tiempo con los santos y ver al Señor tejer lo que quiere decirle a Su pueblo mientras usa todo Su Cuerpo. No hay nada que temer al abrir una reunión para su pueblo. El Señor puede mantener el orden mediante Su Espíritu.

Incluso creo que, si hay muchos santos en una reunión, habrá múltiples grupos discutiendo y ministrando sobre múltiples temas. Todo estará sincronizado y bajo el cuidado divino del Señor.

  1. ¿Se debe predicar un sermón o dar una enseñanza? En nuestras primeras reuniones no teníamos ninguna enseñanza formal, simplemente compartíamos una comida mientras nos conocíamos. Un “miembro maduro” se me acercó y me dijo: “¿Cuándo nos reuniremos en una reunión formal para que Cristo pueda ministrar a su pueblo?” Le pregunté: “¿Ha estado Cristo en nuestra mesa de comunión y en nuestras conversaciones? ¿De qué sirve reunirnos para recibir instrucción si todavía no nos conocemos?” Si no hay amor entre los hermanos, nuestras reuniones son, en el mejor de los casos, mini-reuniones del sistema religioso en un hogar.
  2. ¿Debe haber sanidades, profecías o milagros, señales y prodigios? He estado en muchas reuniones en todo el mundo y sí, hay personas que piensan que Cristo no está presente si no hay expresión sobrenatural durante las reuniones. ¿No es sobrenatural que un creyente maduro escuche atentamente con un corazón bondadoso mientras un nuevo creyente comparte su confusión y dudas con su nueva familia? Si la Cabeza es la que dirige, todo lo que Él quiere lograr sucederá cuando Él lo considere oportuno. El Señor no necesita nuestras identidades ansiosas y manchadas de ego para cumplir Su plan en la tierra. Como mi nieto aprendió a decirle a mi brillante nieta: “No estamos en competencia”. ¿Estoy diciendo que no necesitamos que los dones fluyan en nuestras reuniones? No, lo que estoy diciendo es que necesitamos que Sus dones fluyan en nuestras reuniones.
  3. ¿Debe estar presente un Anciano, un Pastor, o un Sacerdote? La idea de una reunión dirigida por el clero es completamente ajena a la iglesia del primer siglo. La invención de un ministro profesional remunerado es totalmente una invención humana del sistema religioso. No estoy en contra de los mayores ni de los líderes. Estoy en contra de las definiciones humanas de estos títulos. Un líder es un anciano que invita, acompaña a los hermanos para predicar con el ejemplo. Él es el servidor supremo. El verdadero líder siempre servirá. No obtendrá ningún tipo de estatus de honor humano. El verdadero líder siempre se asegurará de que la gloria y el honor sean para el Señor. Un verdadero líder nunca exige, sino que aconseja y continúa amando incluso cuando no se siguen sus consejos. No hay jerarquías en el Reino, lo que automáticamente significa que no hay títulos. Los dones de liderazgo en Efesios 4:30 son todas funciones otorgadas por el Señor, no títulos que deben otorgar los hombres.
  4. ¿Debemos compartir una comida o tener la comunión? Compartir una comida era muy común en las reuniones del Cuerpo de Cristo en el Nuevo Testamento. Compartir la comida en la iglesia primitiva proporcionó no sólo una oportunidad para el compañerismo, sino que en el siglo I aseguró que ninguno de los hermanos más pobres quedara fuera y volviera a casa con hambre.

Puedo decirles que algo especial sucede cuando el pueblo del Señor se reúne alrededor de una mesa. Por eso lo recomiendo ampliamente en todas las reuniones orgánicas de Su Cuerpo.

Fue durante estas comidas que se llevaba a cabo la práctica de la comunión o eucaristía, o mejor dicho, la cena del Señor. El Nuevo Testamento es claro en que no se hizo con “Kool-Aid de color rojo” o jugo de uva, sino con vino fermentado real. ¿Necesitamos también tener pan sin levadura? No creo que los elementos sean tan importantes como señalan algunos, sino que, lo verdaderamente importante es la unidad y el amor entre los hermanos, y esto fue el foco de las primeras reuniones. No fue hasta finales del siglo XIX que las reuniones se convirtieron en una “reunión para salvar a los perdidos” en lugar del plan original del Señor.

  1. ¿ Se puede utilizar la tecnología? ¿Se consideraría una reunión si se hace por medio de Zoom, WhatsApp, video o llamada telefónica? Por supuesto, creo que todos estos métodos fueron dados para que el Cuerpo de Cristo se mantenga unido y se cuide unos a otros en todo el mundo. ¿Es lo mismo que estar en la misma proximidad? No, pero debemos usar lo que nos dan. ¿Creo que si no tengo una reunión semanal en un hogar no he podido congregarme? Por supuesto que no, de hecho, me congrego más diariamente que cualquier miembro del sistema religioso. La tecnología me ha ayudado con eso. Algunos días todo lo que veo son 2 o 3 personas y otros días puedo tener un impacto en más de 50 mil personas alrededor de todo el mundo en una sola semana. El Señor ayudará a todos los que humildemente deseen servirle y darle toda la gloria.

Palabras finales de sabiduría sobre nuestros problemas de identidad no percibidos

Comencé esta breve enseñanza explicando cómo el Cuerpo de Cristo, la Ekklesia, se desvía cuando se involucra en cuestiones de identidad de los hombres. Debemos aceptar el hecho de que hemos muerto con Cristo y que nuestra vida ahora debe resucitar en Cristo. Debemos renunciar diariamente a nuestra antigua vida a cambio de una vida nueva (cualitativamente mejor) en Cristo. Nuestra pasión permanece, pero nuestras metas, objetivos, egos y orgullo deben morir.

Recuerdo una tontería que le dije al Señor cuando me llamó en 1987. Le dije que dejaría todo (aquellas cosas que en ese momento me hacían sentir superior) si Él me usaba para hacer grandes cosas. Por supuesto, no sabía entonces que la definición del Señor de las grandes cosas y la mía no eran la misma.

Después de servir al Señor todos estos años, ahora estoy aprendiendo a dejarle los resultados a Él y a ser encontrado fiel. No es nada fácil en este mundo tan competitivo. Las Escrituras enseñan que ninguno de nosotros somos iguales y que todos seremos juzgados justamente ese día, pero todavía existen esos celos que surgen de vez en cuando.

Estos problemas son como el olor corporal, todos sabemos que lo tenemos menos nosotros. Pueden obstaculizar la obra de Dios y avergonzar a nuestro Señor. Es por esta razón que recomiendo encarecidamente que busquemos relaciones sólidas con compañeros maduros y padres espirituales. Necesitamos desesperadamente personas en nuestras vidas que no tengan miedo de confrontarnos con amor. En la vida orgánica real ningún hombre es una isla. No nos relacionamos porque tenemos uniformidad doctrinal; nos relacionamos porque somos hijos de un mismo Padre, y elegimos buscar lo mejor unos para otros.

Conclusión

He estado en la cima de la montaña de la “Iglesia” en Estados Unidos. No hay nada allí y fue a costa de todo lo que ahora aprecio. Solía ​​estar seguro de todo lo que había en el libro y siempre tenía mucho que decir. Hoy el foco es lo que hay en mi corazón y tengo muy poco que decir. Me encuentro amando más a la gente, preocupándome por los demás, siendo más comprensivo y sintiendo su dolor.

Antes se trataba de apagar las luces y cerrar con llave las puertas de mi auditorio de 3000 asientos, mismo que tenía un ascensor totalmente de vidrio hasta la oficina central “Apostólica” del cuarto piso. Hoy nada se cierra porque nada es mío, nada se apaga porque no hay espectáculo o performance al cual asistir. Ahora, en cualquier momento, las 24 horas del día, el Padre tiene mi vida para usarla como Él elija para el bien de la humanidad.

Doy gracias al Padre por su paciencia incansable y su amor ilimitado por el Cuerpo de Cristo en su condición actual. Recuerda que fuiste llamado a derramar Su fragancia sobre un mundo herido, hasta que le llegue la revelación. Que cada día nuestras vidas sean más un ejemplo de Su amor misericordioso por Su Novia.

“Pero gracias sean dadas a Dios, quien siempre nos hace triunfar en Cristo, y por medio de nosotros manifiesta la fragancia de su conocimiento en todo lugar. Porque para Dios somos olor fragante de Cristo entre los que son salvos, y entre los que se pierden: Para unos, olor de muerte para muerte; para otros, olor de vida para vida. Y para estas cosas, ¿quién está capacitado? Porque no somos como muchos que negocian por lucro con la Palabra de Dios, sino que, con sinceridad, como de parte de Dios, y delante de Dios, hablamos en Cristo”.
(2ª. Cor. 2:14–17)

Mis oraciones están con ustedes mientras salen y se convierten en lo que el Padre los ha llamado a ser.

Con mucho amor,

José L. Bosque

 

https://godsleader.com/church-who-what-where-why/

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.