¿Está Dios restringido a usar una fórmula bíblica?

126

Dios, el Creador del Cielo y la Tierra no está restringido a usar a una fórmula “bíblica”. El Señor no vive dentro de los límites de este tipo de pensamiento que proviene del Sistema Religioso. Salir del sistema es más que salir de un edificio. Conocer a Cristo es más que conocer la Biblia. Muchos Orgánicos/Sencillos se encuentran todavía atados con ideas de que existe una traducción o metodología perfecta. Puedes leer la Biblia y crear tus formulas espirituales hasta que te canses, pero el Espíritu del Señor no estará sujeto a ellas. A continuación, hay un artículo de mi amigo y hermano Bryan Corbin que explicará esto más a fondo.

¡Ruego que te bendiga y te libere!

Con Mucho amor

Jose L Bosque

“Hubo un hombre llamado Gedeón, a quien Dios usó para ganar una gran batalla. Esta experiencia no solo cambió la vida de Gedeón, sino que ayudó a cambiar el curso de su nación. Si hubiera habido librerías cristianas en la época de Gedeón, sin duda habría escrito un libro sobre este episodio, y podría haberlo llamado algo así como “5 pasos para la victoria con Dios”. Sobre la base de su historia, esos pasos podrían haber sido algo como:

 

  1. Nunca tomes la palabra de un ángel, siempre prueba a Dios por ti mismo.
  2. Si involucramos mucha gente esto le roba a Dios de la gloria.
  3. Dios no utiliza al que lamiere agua con su lengua como un perro.
  4. No necesitas una espada, pero siempre recuerda traer un frasco vacío.
  5. El sonido de las trompetas y los frascos quebrantados derribarán al enemigo.

 

Dentro del contexto de la experiencia de Gedeón, estos pasos parecerían bastante válidos; pero solo porque Dios trabajó dentro de ese marco, ¿se puede aplicar como modelo de cómo Dios trabaja? Si bien es posible que podamos derivar algunos principios de la historia de Gedeón, parece poco probable que Dios pretendiera que esto se convirtiera en el modelo para ver su mano moverse; y mientras que puede ser obvio en este ejemplo, me gustaría sugerir que nuestras librerías cristianas están llenas de libros (y otros medios de comunicación) que se han construido en la misma premisa (es decir, Mi entendimiento de lo que dice la biblia = Esto es como Dios trabaja) .

Si bien no digo que no debamos estudiar las formas en que Dios ha trabajado en el pasado, sugiero que hay un elemento de nuestra naturaleza que desea encontrar “la fórmula” para mover la mano de Dios, y que No es necesariamente una cosa virtuosa. Creo que este impulso se basa en nuestro deseo de ser “auto-suficientes”, en lugar de depender de otra persona (incluso un Dios benevolente). Es mucho más fácil memorizar una fórmula e insertar nuestros valores en la ecuación, que tener una relación continua y dinámica con un Dios que reside en gran medida en otro reino. Al igual que los hijos de Israel, no queremos solo un día de maná y, sin embargo, el Señor sabe que si nos da provisiones para un año completo, es probable que no nos vuelva a ver antes de que se acabe esa provisión.

A medida que desarrollamos nuestra doctrina de cómo pensamos que Dios obra, estas “ideas preconcebidas” a menudo se convierten en la piedra de tropiezo que nos impide experimentar el verdadero movimiento de Dios. Al igual que del fariseo, que se había pasado toda su vida estudiando la escritura y la búsqueda de la verdadera manifestación de Dios en la tierra, sólo para fallar en reconocer que cuando está ante nosotros, simplemente porque no viene por el camino nos habíamos imaginado que lo haría (es decir, no encaja en nuestra fórmula). En general, estas nociones preconcebidas nos llevarán a la desilusión y, finalmente, al desánimo.

El Señor le agrada usar lo que no es

Parece que Dios se deleita en enviar sus bendiciones en paquetes que desafían nuestra forma de pensar. Gedeón era el menor de su familia, que era el menor de su tribu, que era la menor de la tribu de Israel. Jesse ni siquiera se molestó en enviar a buscar a David cuando el Profeta vino a buscar al próximo Rey ni se molestó en enviarlo cuando Israel se enfrentó a los filisteos. ¿Qué judío respetuoso habría elegido a Rahab o Ruth para estar en el linaje del Mesías?

El Señor le agrada salir de la Formula

Los Evangelios están llenos de historias de Jesús tocando a personas “inmundas”, de sanidad en el día de reposo y en el que usó a los paganos como ejemplos de la gran fe (por ejemplo, la mujer cananea, el centurión romano …) y de ser un buen vecino (por ejemplo, El samaritano).

Si Dios fuera político, creo que siempre trataría de empaquetar su bendición en un formato más aceptado, pero teniendo en cuenta que es la fe la que le agrada a Él, sospecho que nunca va a usar exactamente la forma que esperamos. Aunque los judíos reconocieron que Jesús tenía poder, autoridad y conocimiento especiales, fue la forma en que eligió venir lo que no pudieron aceptar.

Dentro de la iglesia “posmoderna”, creo que al menos parte de nuestro problema está enraizado en el concepto de “teología sistemática”; que caracterizaría como el intento del hombre de poner a Dios en un contexto que él pueda entender.

El problema con esa idea es que Dios no tiene la obligación de permanecer dentro de ese contexto. Si bien no está mal tener un enfoque sistemático para enseñar la verdad de Dios (como Él nos lo ha revelado), creo que nos desviamos a la presunción cuando intentamos aplicar ese enfoque para definir quién es Él y cómo trabaja.

El “sistema” en sí se compone de las cosas que nosotros como hombres podemos concebir (es decir, finito) y, sin embargo, Dios está más allá de lo que podemos concebir (es decir, infinito). Este sistema generalmente se convierte en la caja proverbial y Dios se niega a permanecer en ella. En última instancia, se convierte en los límites para aquellos que insisten en este enfoque para entender a Dios.

La escritura establece claramente que nuestro conocimiento y comprensión de Dios es parcial (por ejemplo, que vemos por espejo oscuramente); y diría que ningún esfuerzo de nuestra parte será suficiente para hacer que esas palabras sean falsas. Creo que es por eso por lo que Jesús dijo que a menos que nos convirtamos en niños pequeños no entraremos en el Reino de los Cielos (Mateo 18: 3). Finalmente, Dios no nos ha llamado a entenderlo, sino a conocerlo, amarlo y confiar en él.

 Nuestro Dios no se mueve siempre igual

En todo el Antiguo Testamento vemos a Dios orquestar la victoria de su pueblo a través de muchos medios diferentes. Lo vemos traerle la victoria a Josué a través de los brazos levantados de Moisés; vemos los muros de Jericó caer a los gritos de sus tribus errantes (Josué 6); vemos al ángel de la muerte aniquilar a 185,000 soldados enemigos mientras duermen debido a la oración de Ezequías (2 Reyes 18 y 19) y vemos al enemigo volverse unos contra otros cuando Josafat guía a la gente al campo de batalla mientras alaba al Señor (2 Crónicas 20).

Si bien estas y muchas otras historias pueden hacernos concluir que no hay una fórmula, se me ocurre que hay un hilo común, que es que en cada caso confiaron y obedecieron. Si bien eso suena bastante simple, debemos entender que antes de que podamos confiar, primero debemos creer y que antes de poder obedecer, primero debemos recibir la dirección del Señor. Cada vez que vemos que el pueblo de Dios busca la dirección del Señor y luego actúa en obediencia a esa dirección, vemos la victoria. Cuando vemos personas que no están dispuestas a esperar instrucciones y actúan según su experiencia previa (por ejemplo, Israel marchando contra los filisteos y perdiendo el Arca del Pacto – 1 de Samuel 4), vemos la derrota.

La Única Formula

Aunque desde la perspectiva de Dios sospecharía que “confiar y obedecer” podría funcionar como una fórmula, dudo que sea muy satisfactorio para nuestra naturaleza humana, ya que nos coloca en una posición de absoluta dependencia de Dios. Ciertamente, Jesús mismo nos dio la fórmula más explícitamente establecida en toda la escritura cuando dijo que no hizo “nada” hasta que vio a su Padre en el cielo hacerlo primero.

Si adoptamos ese tipo de relación con Su Espíritu Santo, confiar y obedecer sería la única fórmula que necesitaríamos.”

 

Bryan Corbin

bryan.corbin@ports.pppo.gov

2 Comentarios
  1. David dice

    Muy buen artículo. Si bien es cierto que Dios es impredecible en su manera de actuar en su relación personal con nosotros, también es cierto que el no cambia nunca en su forma de ser. Lo que cambia es su forma de actuar con lo que El Es. La manera más segura de conocer a Dios es de forma relacional y dependiendo de su Espíritu. Su propósito es que lo conozcamos:

    Jn 17:3: “Y esta es la vida eterna: que te conozcan a Ti, el único DIOS verdadero, y a JESUCRISTO, a quien enviaste.”

    La encarnación está cargada de ese deseo de Dios de que lo conozcamos de una manera familiar. Lo que es cierto y me encantó es el peligro de leer la Biblia como “fórmulas de como Dios actúa”, ahí estamos fritos. La Biblia es solo un medio más por el cual Dios puede hablar y se la debe entender no como un manual, sino una carta de amor que nos ayuda usada por el Espíritu, a conocer a su autor y enamorarnos de su persona. ¡Gracias por compartir el artículo!

    1. JoseLBosque dice

      Gracias David les enviamos un fuerte saludo a nuestros hermanos de Rosario!
      Con Mucho Amor,
      Jose

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.