Por qué es tan difícil pasar la batuta?

65

Por qué es tan difícil pasar la batuta a la siguiente generación? ¿Por qué los líderes cristianos (obispos, “pastores”, ancianos) tienen tantos problemas para pasar los cargos cuando llega el momento?

Probablemente no haya mayor prueba de la madurez de un líder que cuando llega el momento de pasar la batuta y pasar el foco de atención a la siguiente generación. Las estaciones cambian para todo aquello que El Señor ha creado. Entrar con gracia en el cuarto trimestre de la vida es normal para todo líder. La forma en que manejamos ese cambio es el meollo de este artículo. He visto y observado los resultados desperdiciados cuando muchos de estos viejos santos murieron agarrando el micrófono; se fueron a la tumba orgullosos de haber muerto “predicando el evangelio”. Este tipo de líderes generalmente se rodean únicamente de sirvientes y miembros principales hasta que “su” ministerio muere con ellos. Todas esas lecciones aprendidas, años de arduo trabajo y relaciones establecidas en el extranjero, desaparecen en un instante como resultado del orgullo y el egocentrismo. ¿Por qué no hicieron planes para el futuro? ¿Por qué no enseñaron y discipularon a los líderes jóvenes?

Veamos algunas razones de esta enfermedad frecuente;

  1. Nunca entendieron que (la batuta) y el ministerio no era suyo. Aquellos que saben que un día se encontrarán con su Creador y que tendrán que dar cuenta de su mayordomía (la administración lo que no les pertenece) generalmente no tienen problemas para hacer discípulos. El problema hoy es que muchos líderes cristianos usan los dones de Efesio 4:11 para referirse a ellos mismos y a “su unción”. ¡Nada podría estar más lejos de la intención original del Escritor!

Ef. 4:12: “Para perfeccionamiento de los santos, para la obra del ministerio, Para edificación del cuerpo de Cristo: ¿Qué parte de “ayudar a los demás a servir a los demás” no entendemos? Por mantener el status quo, la mayor parte del tiempo están ocupados citando erróneamente el siguiente versículo:

Lucas 16:12 “Y si en lo ajeno no habéis sido fieles, ¿quién os dará lo que es vuestro?

  1. Nunca han entendido que hay estaciones en la vida de los líderes cristianos. El Señor dice que hay un tiempo para todo lo que hay debajo del sol. Cuando somos jóvenes estamos dispuestos a correr a todas partes y ser testigos de cualquier cosa que tenga vida; luego vienen los años intermedios en los que estamos ocupados construyendo lo que sentimos que el Señor nos ha llamado a construir. Poco después (después de mucho sufrimiento), la sabiduría y la madurez entran en acción, y estos se convierten en los años más productivos para derramar en nuestros hijos e hijas en el Señor. Finalmente llega el invierno de la vida, nuestros cuerpos comienzan a doler y simplemente no somos físicamente capaces de hacer las cosas que solíamos hacer. ¿Por qué no podemos simplemente envejecer llenos de gracia? ¿No se supone que somos nosotros los que tenemos una mayor revelación de la eternidad? ¡Definitivamente algo anda mal!

Usted se pregunta: ¿Por qué la mayoría de estos Obispos, “Pastores” y Ancianos mueren atados a una silla? ¿Por qué no se bajaron para que otro pudiera retomar donde ellos lo dejaron? ¿O al menos bajarse un rato para que puedan ayudar a otros a aprender a dirigir?

Aquí hay algunas razones: a. Son personas solitarias e inseguras que nunca escucharían ni aceptarían consejos de los demás. Todas sus relaciones son unilaterales y se basan en una agenda. Sólo escuchan la voz de ellos mismos, nadie está calificado para hablarle a su vida. ¡Oh!, ellos afirman estar conectados con otros, pero si eres parte de su círculo íntimo, sabes que eso no es así.

  1. Tienen problemas para saberse confirmados en la vida sobre aquello que hacen (ministerio) y sobre quiénes son (títulos). Nunca han entendido que nuestro Padre Celestial no los ama sólo por lo que hacen. ¿Por qué piensan así? Porque así es como operan. Estás en su círculo siempre que puedas producir para “su visión”. Lea más sobre esto en este artículo: https://godsleader.com/when-ministry-becomes-idol/
  2. Finalmente, no pueden reconocer las estaciones porque están enamorados de sí mismos y de la pureza de su doctrina. El mundo necesita escucharlos porque son los “Mandelas” del cristianismo. Sin ellos el Evangelio no se reproducirá adecuadamente. Te dirán sin vergüenza que llevan la preciosa esencia de la abeja reina. Mencionaré uno que ya falleció (William Branham)para no ofender a algunos de estos tipos (más que apóstoles) que aún están vivos.
    Se dice que un automóvil que no sale de la primera marcha está averiado, y un líder cristiano que se niega a reconocer las estaciones de la vida está más que averiado.
  3. batutaNo confían en Dios y no tienen suficiente fe para abandonar el sistema de pago por predicación. En caso de que tenga algún problema de comprensión, se lo digo directamente: ¡el problema es el DINERO! La predicación y el pastoreo en el sistema religioso es la gallina de los huevos de oro que pone los cheques dorados. Pueden predicar acerca de Dios y ser grandes comunicadores carismáticos, pero no tienen ni una pizca de fe en la que confiar completamente para la provisión de Dios. Guardan esos cheques en sus cuentas de jubilación para que los cuiden cuando ya no puedan predicar. Si no puedes cumplir con sus requisitos previos, no vendrán a ministrarte. Dicen proteger su don, pero ese no es el camino de mi Jesús. Esto es lo que afirmo: Sólo porque vivimos en una sociedad ingrata y pastorea a una congregación voluble no significa que usted pueda o deba renunciar a los caminos del Señor. Dios cuida de aquellos a quienes llama y no siempre a través de aquellos a quienes ministran.
  4. Nunca fueron discipulados, por lo que no saben cómo engendrar hijos adecuadamente. Patearon y arañaron por todo lo que tienen. Se separaron al no ser debidamente reconocidos. Tomaron a algunos de los miembros y se fueron con el pretexto de una mejor doctrina o una mejor manera de hacer las cosas. Ahora vigilan como un halcón para aplastar a cualquiera que muestre el más mínimo signo de potencial de liderazgo. Lo único que permitirán a su alrededor son clones menores de ellos mismos. En lenguaje práctico, este sistema simplemente se trata de “bastardos haciendo más bastardos”. El espíritu huérfano está en todas partes de nuestra vida religiosa moderna en el siglo XXI. Los únicos a los que estos líderes no pueden engañar son aquellos en la congregación que sienten la ausencia de un verdadero líder éste tiene que viajar. La mayoría de estos clones que quedan generalmente no tienen el talento suficiente para mantener la congregación ni son lo suficientemente inteligentes como para irse. Los que se van son maldecidos desde el púlpito y el círculo vicioso continúa.

Vea el siguiente artículo: https://godsleader.com/healthy-fathering-gods-original-design-for-making-disciples/

  1. Su principal excusa es que ellos (los discípulos) no están preparados para recibir la batuta.
    Por supuesto que no están preparados; nunca se les ha dado la oportunidad de crecer. Estos discípulos viven de promesas, ya sean expresas o implícitas, que nunca se materializarán. Quizás estos líderes cristianos olviden que ellos mismos no estaban preparados cuando empezaron. Recientemente me encontré con una cita que tiene mucha relación con esto: “Los grandes marineros no se hacen en mares en calma”. Concuerdo completamente. Estamos llamados a construir el barco en el mar. Servir al Señor y a su pueblo no se aprende en los libros, sino a través del servicio diario y de observar a nuestros padres espirituales servir a los demás. Los seminarios comenzaron en el año 1500 y durante los primeros 300 años capacitaron a líderes cristianos en el trabajo. No fue hasta 1800 que cambiaron para hacer teólogos que vendieran sus currículums al mejor postor y empezaron a sacar por montones a meros declamadores y no a caminantes. Los discípulos de bolsillo producen exactamente eso, santos de bolsillo.

Algo tiene que cambiar. Una revolución está obrando silenciosamente en la iglesia. No es el diablo; es el Señor recuperando lo que siempre le perteneció. Necesitamos una vez más fluir con el Espíritu Santo. Necesitamos encomendar a nuestros hijos a Aquel que los llamó y a Aquel que termina todo lo que comienza. Necesitamos confiar en el Señor que está en ellos y comenzar a ver a nuestros hijos como Él los ve.

Juan el Bautista fue un gran ejemplo de un hombre que pasó la batuta correctamente. Cuando vio a Jesús dijo: “Es necesario que Él crezca y yo que disminuya”. ¡Es más fácil decirlo que hacerlo!

Aquí hay algunas preguntas para la introspección personal. ¡Dejad que el Espíritu Santo hable! ¿Realmente puedes alegrarte de ver a tus hijos ascendidos?
¿Puedes reconocer el cambio de estaciones sin sentir que te están dejando atrás?
¿Puedes mantener la compostura mientras el foco de atención pasa de ti a tus hijos? ¿Estás capacitando en el Reino del Rey o estás entrenando sirvientes para que sirvan mejor en tu propio reino?

¿Cuáles son las reglas para jugar en tu equipo? No te engañes; El 90% de tu congregación no recuerda lo que predicaste el domingo pasado. Lo que sí recuerdan son las palabras amables y cómo respaldas lo que dices con tu vida.

¡Te amo, hermano!… Decir eso una vez a la semana no va a ser suficiente; mejor muéstrame que todavía te preocupas por mí, incluso si yo no tengo la capacidad de hacer nada por ti.

Tus hijos no quieren tu dinero; ¡Quieren tu amor! Si realmente los amas, harás todo lo posible para que alcancen todo lo que nuestro Padre Celestial tiene para ellos.

Para que lo vean todos los que han servido incansablemente en la viña del Señor:  Romanos 8:19 “Porque la ferviente expectación de la creación aguarda ansiosamente la revelación de los hijos de Dios NVI, nosotros (el Cuerpo de Cristo) os saludamos. ¡Y que tu último cuarto de tu vida dé la mayor cosecha para el Rey Jesús! Me enorgullece mencionar a dos de esos hombres que siempre estuvieron conciente de su responsabilidad de pasar la batuta. : Dan Hubbell de Winnsboro, Texas, y Don Atkin de Matthews, Carolina del Norte .

¡Pasa la Batuta!

Con mucho amor,

José L. Bosque

Para este articulo “Pasar la batuta” no tiene nada que ver con el sitema religioso y su idea de pasar posiciones y responsabilidades. Sino tiene que ver con la responsabilidad de todo lider dejar lo que aprendio ” la batuta” en la proxima generacion. JLB

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.