El Sionismo Cristiano una peligrosa herejía

119

El Sionismo Cristiano es una peligrosa herejía que se encuentra en Su Iglesia hoy. Los poderes politicos atrás de estas cosas tienen sus propósito y su agenda. Aquí hay siete respuestas bíblicas al sionismo cristiano popular en la iglesia de hoy.

1) Dios promete bendecir a quienes bendicen a Israel y maldice a quienes maldicen a Israel

Esta suposición popular, aunque equivocada, se basa en Génesis 12:3. Muestra cuán vital es permitir que las Escrituras interpreten las Escrituras. Primero, se hizo la promesa original a Abram (que es Abraham) y a nadie más. Segundo, no hay nada en la promesa que indique que Dios pretendía que se aplicara a los descendientes físicos de Abraham incondicionalmente o a perpetuidad. Tercero, en el Nuevo Testamento nos dice explícitamente que las promesas se cumplieron en Jesucristo y en aquellos que lo reconocen como su Señor y Salvador. Las bendiciones de Dios vienen por gracia a través de la fe, no por medio de obras o por la raza (Efesios 2: 8-9).

Cumplimiento de promesa

“Te convertiré en una gran nación, y te bendeciré; Haré grandioso tu nombre y serás una bendición. Bendeciré a los que te bendigan, y al que te maldiga, maldeciré; y en ti serán benditas todas las familias de la tierra.” (Génesis 12: 2-3). Las promesas fueron dichas a Abraham y a su simiente. Las Escrituras no dicen “a sus simientes”, es decir, a muchas personas, sino “y a tu simiente”, es decir, una persona, que es Cristo… No hay judío ni gentil, ni esclavo ni libre, ni varón ni mujer, porque todos ustedes son uno en Cristo Jesús. Y si ustedes son de Cristo, ciertamente la simiente de Abraham son, y conforme a la promesa los herederos. (Gálatas 3:16, 28-29)

“Seguramente te bendeciré y haré que tus descendientes sean tan numerosos como las estrellas en el cielo y como la arena en la orilla del mar… y a través de tu simiente todas las naciones en la tierra serán bendecidas…” (Génesis 22: 17-18)

2) El pueblo judío es el “pueblo elegido” de Dios

La suposición de que el pueblo judío es el “pueblo elegido” de Dios está tan profundamente arraigada que cuestionarla sería considerado en un sentido herético o antisemita. Sin embargo, las Escrituras hebreas y cristianas insisten en que la membresía del pueblo de Dios está abierta a todas las razas sobre la base de la gracia a través de la fe en Jesucristo. En Isaías 56, vemos al Señor anticipar y repudiar el surgimiento de un nacionalismo israelí exclusivo. En el Nuevo Testamento, el término “elegido” es exclusivamente usado por los seguidores de Jesús, independientemente de la raza (ver también Efesios 2: 14-16 y Colosenses 3: 11-12 sobre la unidad del pueblo de Dios).

Antiguo Testamento, Nuevo Testamento

“No aborrecerás al edomita, porque es tu hermano; no aborrecerás al egipcio, porque fuiste extranjero/a en su tierra. Los hijos de la tercera generación que nacieren de ellos podrán entrar en la asamblea del Señor”. (Deuteronomio 23:7-8)

Pues no es judío el que lo es exteriormente, ni es la circuncisión la que se hace exteriormente en la carne; sino que es judío el que lo es en lo interior, y la circuncisión es la del corazón, en espíritu, no en letra; la alabanza del cual no viene de los hombres, sino de Dios”. (Romanos 2: 28-29)

“‘Yo me acordaré de Rahab y de Babilonia entre los que me conocen, aquí están Filistea y Tiro, con Etiopía; estos nacieron allá’. Y de Sion se dirá: ‘Éste y aquél han nacido en ella’. Y el Altísimo mismo la establecerá. El Señor contará al inscribir a los pueblos: ‘Éste nació allí’”.(Salmo 87: 4-6)

“No es como si la palabra de Dios hubiera fallado. Porque no todos los que descienden de Israel son Israel. Ni porque son sus descendientes son todos hijos de Abraham. Por el contrario, “es a través de Isaac que su descendencia será contada”. En otras palabras, no son los hijos naturales quienes son hijos de Dios, sino que son los hijos de la promesa quienes son considerados como descendientes de Abraham”.(Romanos 9: 6-8)

“Que ningún extranjero que se haya unido al SEÑOR diga: “El SEÑOR seguramente me excluirá de su pueblo”. … Y los extranjeros que se unen al SEÑOR para ministrarle, amar el nombre del SEÑOR y ser sus siervos… que se aferran a mi pacto, los llevaré a mi santo monte… porque mi casa será llamada una casa de oración para todas las naciones”. (Isaías 56: 3, 6-7)

Aquí no hay gentiles o judíos, circuncidados o incircuncisos, bárbaros, escitas, esclavos o libres, pero Cristo es todo, y está en todos. Por lo tanto, como el pueblo elegido de Dios, santo y amado, vístete de compasión, amabilidad, humildad, gentileza y paciencia“. (Colosenses 3: 11-12 – véase también 1 Pedro 2: 9-10)

 

3) La “Tierra Prometida” fue dada por Dios al pueblo judío como una herencia eterna.

Contrariamente a la suposición popular, las Escrituras insisten repetidamente en que la tierra pertenece a Dios y que la residencia siempre es condicional. Por ejemplo, Dios le dijo a su pueblo: “Además, la tierra no se venderá en forma permanente, pues la tierra es mía; porque vosotros sois solo forasteros y peregrinos para conmigo”. (Levítico 25:23). En Ezequiel, parece que el Señor anticipó el razonamiento de aquellos que arrogantemente reclamaban derechos sobre la tierra debido al pacto hecho originalmente con Abraham.

“Hijo de hombre, las personas que viven en esas ruinas en la tierra de Israel están diciendo: ‘Abraham era solo un hombre, pero poseía la tierra. Pero somos muchos. seguramente la tierra nos ha sido entregada como nuestra posesión. Por lo tanto, diles: ‘Esto es lo que dice el Soberano SEÑOR: Ya que comes carne con la sangre todavía adentro y miras a tus ídolos y derramas sangre, ¿deberías poseer la tierra? Confías en tu espada, haces cosas detestables… ¿Deberías poseer la tierra? … Haré de la tierra un desierto desolado, y su orgullosa fuerza llegará a su fin. (Ezequiel 33: 24-26,28-29)

Las escrituras insisten, la residencia estaba abierta a todo el pueblo de Dios sobre la base de la fe, no la raza. De hecho, el escritor de Hebreos explica que la tierra nunca fue su último deseo o herencia de ninguna manera. La tierra solo fue pensada como residencia temporal hasta la venida de Jesucristo. Nuestra herencia eterna compartida es celestial, no terrenal.

Mandamiento del Antiguo Testamento, Explicación del Nuevo Testamento

“Repartiréis, pues, esta tierra entre vosotros según las tribus de Israel. Y echaréis sobre ella suertes por heredad para vosotros, y para los extranjeros que moran entre vosotros, que entre vosotros han engendrado hijos; y los tendréis como naturales entre los hijos de Israel; echarán suertes con vosotros para tener heredad entre las tribus de Israel. En la tribu en que morare el extranjero, allí le daréis su heredad, declara el Soberano Señor”. (Ezequiel 47: 21-23)

“Por la fe habitó como extranjero en la tierra de la promesa como en tierra extraña, viviendo en tiendas como Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa, porque esperaba la ciudad que tiene cimientos, cuyo arquitecto y constructor es Dios…. Y todos éstos, habiendo obtenido aprobación por su fe, no recibieron la promesa, porque Dios había provisto algo mejor para nosotros, a fin de que ellos no fueran hechos perfectos sin nosotros”.

(Hebreos 11: 9-10; 39-40)

“… Al leer esto, podrán darse cuenta de que comprendo el misterio de Cristo. Ese misterio, que en otras generaciones no se les dio a conocer a los seres humanos, ahora se les ha revelado por el Espíritu a los santos apóstoles y profetas de Dios; es decir, que los gentiles son, junto con Israel, beneficiarios de la misma herencia, miembros de un mismo cuerpo y participantes igualmente de la promesa en Cristo Jesús mediante el evangelio”.

(Efesios 3: 4-6)

4) Jerusalem es la capital exclusiva y eterna del pueblo judío

La afirmación del sionismo cristiano que Dios pretendía que Jerusalén fuera la capital eterna y exclusiva del pueblo judío no tiene base alguna en las Escrituras. Como ya hemos visto, Dios insiste en el Salmo 87 que Jerusalem debe ser una ciudad compartida e inclusiva. Las naciones específicamente mencionadas que tienen derechos de residencia incluyen aquellas que viven en lo que es hoy, Egipto, Irán y Líbano. Incluso los odiados filisteos son mencionados como “…nacidos en Sion” sobre la base de la fe, no de la raza. Del mismo modo, la visión de Isaías 2 asocia Jerusalén con el fin de la guerra, con la paz y la reconciliación entre las naciones.

“Acontecerá en lo postrero de los tiempos, que será confirmado el monte de la casa del Señor como cabeza de los montes, y será exaltado sobre los collados, y correrán a él todas las naciones. Y vendrán muchos pueblos, y dirán: Venid, y subamos al monte del Señor, a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará sus caminos, y caminaremos por sus sendas. Porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra del Señor”. (Isaías 2: 2-3)

La visión del Antiguo Testamento de Jerusalén es una ciudad internacional, compartida e inclusiva de fe, esperanza y amor. Pero, ¿qué hay de Lucas 21:24, “Y caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones; y Jerusalén será hollada por los gentiles, hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan”?

El sionismo cristiano le gusta pensar que esta profecía se hizo realidad en 1967. Esto es problemático ya que Apocalipsis 11:2 dice que el ‘pisoteo’ gentil de Jerusalén duraría solo ’42 meses’. El contexto de Lucas 21 muestra que Jesús se refería a los eventos del 70 DC y al uso soberano de Dios de los tiranos extranjeros para cumplir sus propósitos (ver Isaías 63: 3-6 para el significado de ‘pisotear’). Es más probable que Jesús signifique que la liberación vendrá a su regreso y no antes. El enfoque del Nuevo Testamento se aleja de la Jerusalén terrenal hacia la nueva Jerusalén celestial como el hogar de todos los que confían en Jesús (Hebreos 12: 22-23; Apocalipsis 21: 2; 22-27).

5) El templo judío debe ser reconstruido antes de que Jesús regrese

A los expertos en profecías les gusta citar a Daniel 9 y Mateo 24 para sugerir que un futuro templo será construido y profanado por el anticristo, antes de que Jesús regrese a Jerusalén para establecer su reino.

El único problema es que el sionismo cristiano requieren una brecha de 2.000 años entre Daniel 9:26 y 9:27 y entre las palabras de Jesús en Mateo 24: 1-2 y 24: 15-16 para explicar por qué, después de la destrucción del templo en 70DC, se necesita otro templo. Pero no hay absolutamente nada en ninguno de los textos, ni en ningún otro lugar de la Escritura, que sugiera una brecha de 2.000 años, o que se prediga un futuro templo, y mucho menos sea necesario. Justo al revés: el antiguo templo fue declarado redundante en el momento en que Jesús murió en la cruz cuando el telón se rasgó en dos de arriba a abajo (Hebreos 1: 3; 10: 1-3, 11). El verdadero templo es el Señor Jesucristo y sus seguidores.

Juan 2: 19-21 Efesios 2: 19-21

“Jesús les respondió: “Destruyan este templo, y lo levantaré nuevamente en tres días”. Ellos respondieron: “¿Se han necesitado cuarenta y seis años para construir este templo, y vas a levantarlo en tres días?” Pero el templo del que había hablado era su cuerpo. “En consecuencia, ya no son extranjeros y extraños, sino conciudadanos del pueblo de Dios y también miembros de su familia, construidos sobre la base de los apóstoles y profetas, con el mismo Cristo Jesús como piedra angular. En él, todo el edificio se une y se eleva para convertirse en un templo sagrado en el Señor”.

El verdadero templo, por lo tanto, está en construcción. Citando las imágenes del templo del Antiguo Testamento, el apóstol Pedro escribe: “ustedes también, como piedras vivas, están siendo construidos en una casa espiritual para ser un santo sacerdocio, ofreciendo sacrificios espirituales aceptables para Dios por medio de Jesucristo”. (1 Pedro 2: 5-7)

6) Los creyentes pronto serán ‘raptados’ al cielo antes de la batalla de ‘Armagedón’ del fin de los tiempos

El rapto es una idea popular de que Jesús en realidad regresará dos veces: primero, en secreto, para rescatar a los verdaderos creyentes del mundo, y luego más visiblemente con sus santos para juzgar al mundo. Una vez más, no hay base en las Escrituras para esta idea novedosa. La Biblia es enfática: el regreso de Jesús será personal, repentino, público, visible y glorioso. Mateo 24: 30-31 1 Tesalonicenses 4: 16-17

“En ese momento, la señal del Hijo del Hombre aparecerá en el cielo, y todos los pueblos de la tierra llorarán. Verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. Y enviará a sus ángeles con una fuerte trompeta, y reunirán a sus elegidos de los cuatro vientos, de un extremo de los cielos al otro”. “Porque el Señor mismo descenderá del cielo, con un fuerte mandamiento, con la voz del arcángel y con la trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarán primero. Después de eso, nosotros, que todavía estamos vivos y nos quedamos, seremos atrapados junto con ellos en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire. Y así estaremos con el Señor para siempre.

La idea de un rapto secreto se basa realmente en una lectura errónea de Mateo 24: 40-41 y Lucas 17: 34-35 donde Jesús advierte que una persona será tomada y la otra quedará atrás. Los defensores del rapto insisten en que serán los creyentes quienes serán tomados y que los no creyentes serán dejados atrás. Sin embargo, en la parábola del trigo y la cizaña en Mateo 13, Jesús proporciona la clave para interpretar la parábola posterior: “Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero”. (Mateo 13:30).

Entonces serán los incrédulos los que sean ‘tomados’ primero y los creyentes los que van a ser ‘dejados atrás’ para estar con Cristo.

Sin embargo, entendemos el lenguaje apocalíptico ambiguo de Mateo 24, o Apocalipsis, sobre el futuro, debemos aferrarnos a las claras promesas de Jesús. Él nunca nos dejará ni nos abandonará (Juan 10: 27-30; 14: 14-27). La visión bíblica del futuro es el paraíso restaurado y la sanidad de las naciones.

“Después me mostró un río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero. En medio de la calle de la ciudad, y a uno y otro lado del río, estaba el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones”. (Apocalipsis 22: 1-2)

Nuestro mandato es ser pacificadores, no hacedores de viudas (Mateo 5: 3-10). Somos ‘colaboradores de Dios’ a los que se nos ha confiado como embajadores un ministerio de reconciliación, no de especulación (2 Corintios 5: 11-6: 2).

7) Dios tiene un plan separado para el pueblo judío aparte de la Iglesia

El sionismo cristiano generalmente cree que Dios tiene un pacto continuo con Israel, separado de la Iglesia. Suelen basar esto en pasajes como Romanos 9-11, aunque siempre ignoran el contexto. En Romanos 2: 28-29, por ejemplo, el apóstol Pablo define la palabra ‘judío’.

“Pues no es judío el que lo es exteriormente, ni es la circuncisión la que se hace exteriormente en la carne; sino que es judío el que lo es en lo interior, y la circuncisión es la del corazón, en espíritu, no en letra; la alabanza del cual no viene de los hombres, sino de Dios”. (Romanos 2: 28-29)

Es por eso que en Romanos 9, el término ‘Israel’ se limita a aquellos que reconocen al Señor Jesús.

“No que la palabra de Dios haya fallado; porque no todos los que descienden de Israel son israelitas, ni por ser descendientes de Abraham, son todos hijos; sino: En Isaac te será llamada descendencia. Esto es: No los que son hijos según la carne son los hijos de Dios, sino que los que son hijos según la promesa son contados como descendientes”. (Romanos 9: 6-8)

En la carta a los filipenses, Pablo identifica explícitamente a la iglesia como la verdadera ‘circuncisión’ (Filipenses 3: 3). Esto es totalmente consistente con el Antiguo Testamento, donde, como ya hemos visto, la ciudadanía de Israel estaba abierta a todos los “que me reconocen” (Salmo 87: 4). Y aquí está la pista para entender Romanos 9-11. Por supuesto, Dios no ha rechazado al pueblo judío. Su propósito de pacto para ellos, como con cualquier otra raza, siempre ha sido ‘que puedan ser salvos’ (Romanos 10: 1), para crear un pueblo para sí mismo, hecho de judíos y gentiles (Romanos 11:26). Los propósitos del pacto de Dios se cumplen solo en y a través de Jesucristo. Esto se explica más completamente en Efesios 2.

“Por tanto, acordaos de que en otro tiempo vosotros, los gentiles en cuanto a la carne, erais llamados incircuncisión por la llamada circuncisión hecha con mano en la carne. En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo. Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo. Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz, y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades”. (Efesios 2: 11-16)

Los siguientes pasajes muestran que hay una armonía entre los propósitos de Dios para sus santos del Antiguo Testamento y para sus santos del Nuevo Testamento, una clara continuidad entre Israel y la Iglesia.

 Evitando la herejía del sionismo cristiano

Israel: La Iglesia en el Antiguo Testamento, El Cuerpo de Cristo: La Iglesia en el Nuevo Testamento

Los justos viven por la fidelidad (Habacuc 2: 4) Los justos viven por la fe (Romanos 1:17)

Pueblo santo (Deuteronomio 7: 6; 33: 3; Números 16: 3) Pueblo santo (Efesios 1: 1; Romanos 1: 7)

Elegido (Deuteronomio 7: 6; 14: 2) Elegido (Colosenses 3:12; Tito 1: 1)

Llamado (Isaías 41: 9; 2 Crónicas 7:14) Llamado (Romanos 1: 6-7; 1 Corintios 1: 2)

Asamblea (Salmo 1: 5; 89: 5; 149: 1) Asamblea (Hechos 7:38; 20:28; Hebreos 2:12)

‘Iglesia’ = Asamblea en griego (Miqueas 2: 5) Iglesia (Mateo 16:18; 18:17; Efesios 2:20)

Rebaño (Ezequiel 34: 2, 7; Salmo 77:20) Rebaño (Lucas 12:32; Hechos 20:28)

Santa nación (Éxodo 19: 6) Santa nación (1 Pedro 2: 9)

Posesión atesorada (Éxodo 19: 5) Posesión especial (1 Pedro 2: 9)

Reino de los sacerdotes (Éxodo 19: 6) Sacerdocio real (1 Pedro 2: 9)

Hijos de Dios (Oseas 1:10) Hijos de Dios (Juan 1:12)

Pueblo de Dios (Oseas 2:23) Pueblo de Dios (1 Pedro 2:10)

Gente de su herencia (Deuteronomio 4:20) Herencia gloriosa (Efesios 1:18)

Mi morada = tabernáculo (Lev. 26:11; Ezequiel 37:27) Habitar entre nosotros = tabernáculo (Juan 1:14; 2 Corintios 6:16)

Caminaré entre ustedes (Levítico 26:12; Jeremías 32:38) Caminaré entre ellos (2 Corintios 6: 16-17)

Dios es un esposo comprometido (Isa. 54: 5; Jer. 3:14; Hos. 2:19) Cristo es un esposo comprometido (2 Cor. 11: 2; Efesios 5: 25-30)

Doce tribus (Génesis 49:28; Apocalipsis 21:12) Doce Apóstoles (Marcos 3:14; Apocalipsis 21:14)

La pregunta más importante para reflexionar es esta: ¿Enseña el Nuevo Testamento que la venida del Señor Jesús fue el cumplimiento o el aplazamiento de los propósitos de Dios para el pueblo judío?

por Carl Medearis

 

Nota del editor: ya era hora de que esta verdad fuera llevada a la iglesia moderna que le encanta Judaizar a su gente.  También es hora de que la Iglesia vaya y descubra quién es la Nueva Jerusalén, ¿Que es el Nuevo Pacto? ¿Qué es la Nueva Creación? ¿Quién es Sion? ¿Cuál es la diferencia entre estar con Israel y ser parte del sionismo cristiano?

Orando que con la ayuda del Espíritu Santo, podemos madurar en estas cosas.

Jose L. Bosque

Sionismo Cristiano

Otro articulo en Ingles sobre este tema https://godsleader.com/beware-christian-zionism-steve-crosby/

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.