Un Nuevo Comienzo

Como ser La Iglesia de Cristo en el Siglo XXI

106

Un Nuevo Comienzo – Como ser La Iglesia de Cristo en el Siglo XXI

Por José L. Bosque

21 de marzo, del 2022

El Nuevo comienzo del que estoy hablando aquí requerirá de una nueva forma de vivir, la vida que corresponde a La Nuevo Creación; como ciudadanos del Reino de Nuestro Señor Jesucristo, debemos adquirir un nuevo caminar, un nuevo compañerismo, una forma nueva de cuidar de los demás, una nueva forma de liderar y una nueva forma de enseñar… todo esto debemos esperar de aquellos que dicen ser parte de Su Pueblo.

A medida que examinamos el panorama de la iglesia hoy en día, de la Novia de Cristo, vemos que necesita desesperadamente un nuevo comienzo. Donde quiera que miremos, vemos líderes cristianos que luchan por saber cómo hacer los ajustes necesarios para mantener el status quo, al mismo tiempo que necesitan saber cómo hacer los pagos de las hipotecas de los edificios y de los salarios del personal que contribuye con su proyecto de iglesia, pero que al mismo tiempo experimentan los embates de la agitación de la guerra, los disturbios civiles, la inflación y los efectos de una pandemia que no quiere desaparecer.

En el mejor de los casos, cualquier cambio que hagan los líderes cristianos para mantener las sillas de sus edificios calientes, de manera que puedan recibir su diezmo semanal, será como poner curitas sobre unas goteras tan grandes como las de un barco hundiéndose en alta mar. No hay estrategias para mantener algo unido cuando es el Señor mismo quien está permitiendo el desmantelamiento de nuestras instituciones y sistemas religiosos humanos creados por el hombre.

En medio de esta difícil transición y dura temporada de escasez en diferentes frentes, en ocasiones quedarse quieto es lo mejor que puedes hacer hasta que El Padre vuelva a soplar los vientos, señalando a sus hijos el inicio de un nuevo comienzo.

Entrar en la tierra prometida del siglo XXI para la iglesia de Cristo no será tarea fácil; así como Nehemías pudo ver que había montones de ruinas quemadas y que se requería de un gran liderazgo y una gran unidad para moverse, así también, hoy en día.

El obstáculo más grande que enfrentará la iglesia del siglo XXI será la de desechar sus programas para mantener su status quo y aquellos programas sustentados en ideas humanas que antes funcionaban bajo esas estructuras humanas. El Señor mostrará públicamente que realmente no tuvieron éxito en su momento y que no tendrán éxito ahora. Los vientos del cambio están aquí, y no importa cuán grande sea el edificio y cuántos títulos de seminario haya logrado el pastor, el cimiento del sistema religioso ha resultado estar cimentado sobre la arena, en vez de estar afirmado sobre la Roca de los siglos.

Si nosotros como Su pueblo no aprendemos a escuchar los mandatos directos de la cabeza de la iglesia, el Señor Jesucristo, nosotros también pereceremos en el desierto, como lo hicieron aquellos que pensaban que entrarían a la tierra prometida. Si realmente vamos a unirnos a este “nuevo comienzo”, el Cuerpo de Cristo necesita escuchar lo que el Espíritu está diciendo a Su iglesia.

“¿Por qué nunca antes habíamos pasado por aquí?”

Para comenzar de nuevo realmente, usted debe afrontar el hecho de que Moisés está muerto, y sus caminos han muerto como él. A nuestro alrededor, los gigantes del sistema religioso están desapareciendo y se está revelando quiénes son en realidad frente a la Luz de nuestro Señor Jesucristo. El Señor no contenderá con el hombre para siempre… Desafortunadamente, lo que se llevan a la tumba muchos de estos líderes religiosos es la idea de que conocen a Dios porque conocen la Biblia.

Uso el ejemplo de Moisés porque es la hora de que se levante una generación que sigue a Josué; esta nueva generación no se quedará sin consejo. Habrá ancianos como Josué y Caleb quienes, debido a su celo santo por el Señor y su oído al Espíritu han madurado en medio del caos y estarán presentes para ayudar a engendrar a esta nueva generación en los caminos eternos del Señor Jesucristo.

¿Cuáles son algunas de las cosas que esta generación de Josué necesita superar para entrar en este nuevo comienzo con el Señor?

  1. Descartar viejas perspectivas

Necesitamos una nueva revelación del Señor Jesús. Pongo esta en primer lugar porque sólo una revelación de la bondad del Señor nos llevará a cambiar. ¡Oh, cuánto necesitamos Su gracia y misericordia en el Cuerpo de Cristo hoy en día! Más de quinientos años de tradiciones religiosas desde la Reforma Protestante han garantizado el desorden alrededor de nuestras mentes y permaneciendo ciegos a nuestra condición. A menos que permitamos que el Espíritu Santo obre en nuestras vidas, rechazaremos todo lo que no sea conservar el status quo y estaremos condenados a continuar en este desastre.

  1. Superar nuestro ego y nuestro orgullo

Nuestro orgullo se revela en nuestro amor por la doctrina, la adoración a la Biblia y los deseos de títulos y/o posiciones. Muchos de nosotros permanecemos en el sistema religioso esperando que los viejos líderes “les arrojen un hueso”; queremos ser vistos y respetados. Tenemos problemas profundamente arraigados con nuestra identidad; ¿qué pasó con el concepto de que “el más grande sería el servidor de todos”? ¿por qué seguimos tomando para nosotros la gloria que le pertenece al Señor?

  1. Deja ir las viejas ideas de éxito en el ministerio

Después de años de enseñanza mundana, nosotros también hemos traído a la Iglesia medidas humanistas que definen el éxito dentro del ámbito de la iglesia; “grande” no es siempre lo mejor y frecuentemente “más” no significa avanzar en el Reino de los Cielos. Los grandes presupuestos y el dinero en el banco no tienen relevancia en cuanto al carácter, la madurez o la espiritualidad. No debe haber ninguna comparación o competencia entre hermanos. A cada uno de nosotros se nos dio un don y un llamado únicos; necesitamos enfocarnos en ser fieles a ese don y llamado.

  1. No intentes construir sobre cimientos antiguos

Nada me duele más que ver hermanos tratando de reparar el sistema religioso de la iglesia desde adentro. La mentira que les dice el enemigo es que ellos podrán alcanzar a aquellos que están metidos en ese desastre. Los engañados y ciegos no encontrarán la puerta; todo lo que estamos haciendo es permitir la supervivencia y la continuación del desorden. La reconstrucción no funcionará porque los cimientos actuales simplemente están fuera de línea con respecto a la Piedra Angular, la cual es Cristo.

  1. Cruce y aproveche esta oportunidad para un nuevo comienzo

Ruego que esto no le suceda a usted, no obstante, debo recordarle que sin la experiencia de un gran “choque y quema” en nuestras vidas, tendemos a aferrarnos a las viejas costumbres. Al igual que una esposa golpeada y magullada que se niega a dejar a su esposo abusivo, así mismo necesitamos de una llamada de atención por parte del Señor para poder dejar atrás los viejos esquemas. No le eches la culpa al Señor cuando se caiga el andamio que construyó con tanto esfuerzo, solo agradézcale por haberle revelado el por qué ese andamio no era parte del muro del Señor.

  1. Supérelo y pase la página

Esto es más fácil decirlo que hacerlo cuando todavía estamos enojados; todos estuvimos allí alguna vez, y todavía veo todos los días a los hermanos criticando el sistema religioso en Facebook. Tenemos que dejar de centrarnos en el pasado. No se nos permitirá construir si todo lo que hacemos es derribar lo que dejamos. Debemos recordar que en un tiempo fuimos nosotros quienes hicimos las mismas cosas que ahora condenamos, por lo que debemos recordar que se nos ha dado esta revelación por pura gracia de Dios.

  1. Por último, sea amable con usted mismo

El cambio duele, incluso los cambios para bien. Uno no sabe lo adicto que se es al sistema religioso y sus rituales hasta que los deja. Sufrirá altibajos y al principio no sabrá de dónde vienen. El maná religioso no es nutritivo y cesa cuando entras en la Tierra Prometida. Cristo volverá a tomar el centro del escenario en tu vida. Una relación con Él a través del Espíritu Santo reemplazará a todas aquellas personas y cosas que obstaculizaron tu caminar con Él. Dese tiempo, usted no es un hereje. Ahora ha probado algo mejor, y todo el infierno y sus demonios no pueden hacer que regrese. ¡Es hora de un nuevo comienzo!

En conclusión, no estoy ciego a todo lo que está sucediendo aquí y en todo el mundo, pero estoy muy emocionado y esperanzado porque veo que muchos se acercan a esta revelación. Es mi oración que encuentre a su tribu local y comience a experimentar la alegría de una verdadera familia. ¡El Señor te ama y quiere lo mejor para ti!

Mucho amor

José L. Bosque

“En una eternidad, siempre se puede comenzar de nuevo” (Facundo Cabral, Argentina)

 

En Ingles https://godsleader.com/fresh-start-being-the-church-in-the-21st-century/

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.