Iglesia, Iglesia ¿Cuándo hablaremos acerca del Reino?

89

El Cuerpo de Cristo se encuentra en un predicamento real hoy en día; el Señor ciertamente está haciendo trizas el reino del hombre, pero aún no sabemos como vivir en el Reino de Dios. ¡Oh Señor! ¡Ayúdanos a hacer esta transición!

El Reino del Señor Jesucristo existe sin lugar a dudas; ya sea que lo creamos o no, eso no importa; tampoco importa si entendemos cómo opera. Ya que es el Reino de nuestro Creador, puedo asegurarle que muchas cosas van a ir mucho más allá de nuestra capacidad de comprensión. Por ejemplo, nosotros no somos omniscientes, omnipotentes, ni tampoco conocemos el fin de las cosas antes de que comiencen.

Recientemente fui contactado por un pastor a quien yo no conocía pero compartió conmigo que él ha estado siguiendo y leyendo nuestro sitio web por más de un año; se presentó como el Pastor… bla, bla, bla…. Le comenté que si él aún usaba la palabra “pastor” como un título, me parecía que no había leído lo suficiente en nuestra página web.

Este hermano había pastoreado dentro del sistema religiosos por cerca de 20 años y, de acuerdo con él, lo había abandonado hacía más de un año. Su primera pregunta luego de haber intercambiado algunas palabras con él fue la habitual: “¿cómo es que debo dirigir el servicio de una iglesia orgánica?” El sistema religioso ha construido dentro de nosotros que, si logramos controlar la metodología correctamente, entonces el Señor se agradará de nosotros y permitirá que señales y milagros sucedan en nuestras reuniones.

Sentí pena por él debido a que yo hice exactamente lo mismo. Como pastor o presbítero, como me llamaba a mí mismo, me veía como el líder principal a cargo de lograr la receta perfecta… ¡hablando de poner a los caballos detrás de la carreta! Esto no es otra cosa que una ignorancia del más alto calibre educada en los seminarios.

¿Cómo es que nos podemos enfocar en la Iglesia como una entidad cuando el Nuevo Testamento claramente se enfoca en las personas? Ya que no tenemos ni la más remota idea de como operar en el Reino sin todas nuestras divisiones, entonces echemos abajo todo ello hasta que El Señor regrese… ¡Padre perdónanos!

Estoy convencido de que la iglesia temprana nunca se dedicó a señalar a los miembros de las congregaciones locales, en vez de ello, se enfocó en los nuevos creyentes sobre el hecho de que éstos habían sido trasladados del reino de las tinieblas, al Reino del Hijo de Su amor.

Luego entonces, les invitaban a convivir con otros como ellos, la Ekklesia, “los llamados fuera”, pero no para participar en servicios o en rituales religiosos. Estoy convencido de que las reuniones del primer siglo eran más como reuniones de “pandilla” o de “equipo” que las reuniones “extrañísimas” que hoy en día llamamos iglesia.

“El enfocarnos en el sistema religioso es ver a la Iglesia como una entidad [un ente invisible e impalpable]; el enfoque real de la Iglesia [como grupo de personas redimidas] es el Reino… El Reino presente de Dios en y a través de Su Pueblo en la tierra”
JLB

La palabra “iglesia” aparece en la Biblia (sólo en el Nuevo Testamento Griego – NTG), 58 veces; mientras que la palabra “iglesias” (en el mismo NTG) sólo 35 veces. Ambas provienen de la palabra griega Ekklesia.

¡Pero la palabra “Reino” aparece muchas más veces, no obstante, ¡se habla mucho menos de ella!

La palabra “Reino” (del griego basileíā) aparece 162 veces en el Nuevo Testamento Griego y la mayoría de las veces se usa en relación ya sea del Reino de Dios o del Reino de los Cielos en los Evangelios sinópticos.

“En aquellos días, se presenta Juan el Bautista proclamando en el desierto de Judea, diciendo: Arrepentíos, porque el reino de los Cielos se ha acercado.”
(Mateo 3:1–2, BTX IV)

“Desde entonces comenzó JESÚS a proclamar y decir: Arrepentíos, porque el reino de los Cielos se ha acercado.”
(Mateo 4:17, BTX IV)

Jesús enseñó a sus discípulos cómo entrar al Reino de Dios:

“No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los Cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los Cielos.”
(Mateo 7:21, BTX IV)

Las parábolas que Jesús dijo, iluminaban las verdades acerca del Reino de Dios:

“Él respondiendo, dijo: Porque a vosotros ha sido dado a conocer los misterios del reino de los Cielos, pero a ellos no ha sido dado.”
(Mateo 13:11, BTX IV)

De la misma manera, Jesús urgía a sus seguidores a orar por la venida del Reino:

“Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, también en la tierra.” (Mateo 6:10, BTX IV)

Jesús dijo en Juan 18:36 “Mi Reino no es de este mundo”; lo que él no quería decir era que Su Reino NO tenía nada que ver con este mundo, sino que su dominio no provenía de ningún esfuerzo humano ni terrenal; por esta misma razón, Jesús rechazó el uso de fuerza para alcanzar Sus propósitos.

¿Qué tan importante cree usted que sea el Reino dado que Él mismo pasó los últimos cuarenta días después de Su resurrección y antes de su ascensión enseñando sobre este mismo tema a Sus discípulos?

“…ante los cuales [Sus discípulos], también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas decisivas, y se les apareció durante cuarenta días para hablarles de las cosas concernientes al reino de Dios.”
(Hechos de los Apóstoles 1:3, BTX IV)

Jesús también profetizó que Él vendría nuevamente a la tierra a establecer Su Reino como una herencia eterna para Su pueblo (Mateo 25:31-34)

“Y cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los ángeles con Él, entonces se sentará en su trono de gloria, y serán reunidas delante de Él todas las naciones, y los apartará unos de otros como el pastor separa las ovejas de las cabras: Colocará las ovejas a su derecha, y las cabras a la izquierda. Entonces dirá el Rey a los de su derecha: ¡Venid, los benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del cosmos!”
(Mateo 25:31–34, BTX IV)

Entonces, permítame preguntarle, mi hermano, ¿Qué le preocupa acerca de estar en Cristo?

  1. ¿Usted desea que todos lean sus Biblias?
  2. ¿Quiere que todos atiendan fielmente a sus servicios de iglesia?
  3. ¿Quiere que inviertan (diezmen) en su marca de cristiandad?
  4. ¿Desea que “sus miembros” no sean mundanos ni que vivan en pecado?

O quizás, por la Gracia de Dios, ahora que usted se considera un creyente orgánico; ¿en vez de buscar la receta perfecta ha cambiado a tratar de encontrar ese patrón “original” y escurridizo que distinguió a la iglesia primitiva? ¿en cuál creencia o comportamiento de la iglesia orgánica va a colgar su “sombrero doctrinal”?

Es tiempo de que se pregunte… ¿estoy operando en El Reino? Si no es así, ¿por qué no? ¿Qué hay en mi corazón que necesita cambiar? ¿Qué parte de mi identidad contantemente me lleva de regreso al sistema religioso de este mundo?

Que este año traiga una revelación fresca acerca del Reino a su vida.

Con mucho amor,

Jose L. Bosque

1/25/2022

 

Articulo sobre el Reino en Ingles  https://godsleader.com/church-church-when-do-we-talk-about-the-kingdom/

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.