Que Profunda es Nuestra Fe?

75

En estos momentos nuestra fe puede profundizarse y el amor puede crecer de maneras sorprendentes. Es tiempo de confiar en Jesucristo!

Estaba hablando con un amigo en otra parte del país el viernes sobre la prohibición en el estado de California de reuniones de más de 250 personas mientras intentan frenar la propagación del coronavirus en ese Estado. Dijo que conocía de un pastor que ya estaba desafiando esa orden. Iba a tener servicios como de costumbre este domingo por la mañana diciendo: “¡La iglesia es el lugar más seguro para estar durante este Crisis!”

Esa declaración está muy equivocada. Primero, ver a la iglesia como su edificio niega el poder del nuevo pacto donde cada uno de nosotros somos un templo en el que Dios habita. Segundo, pensar que una reunión de cristianos estará exenta del potencial de propagación del virus es trágicamente absurdo. Tercero, ignorar la oportunidad de servir a los trabajadores de la salud y a los ancianos en su comunidad es indiferente e irresponsable. Finalmente, si realmente piensa que una reunión institucional de cristianos está a salvo de daños, nunca ha conocido el dolor de la traición, el chisme y el juicio de parte de las personas religiosas que se mueven en ese sistema.

El lugar más seguro para estar en este momento está en manos del Padre, y eso no significa que algunos de sus seguidores no se verán afectados por esta pandemia, sino que El en ellos los mantendrá en paz y los guiará a través de los desafíos que se presenten. Igualar esto con un servicio del domingo por la mañana que uno este mandado a asistir va en contra de toda sabiduría y es irresponsable.

Sospecho que hay un problema de dependencia involucrado aquí. Alguien teme que cancelar un servicio pueda exponer el hecho de que las personas no dependen tanto del culto o del pastor como le gustaría que ellos crean. Las personas como él saben que el hábito es necesario para mantener los rituales. Si los servicios se cancelan por un mes o más, las personas podrían darse cuenta de que no dependen tanto de él como pensaban. O tal vez le preocupa que sin una reunión no puedan recibir las ofrendas y diezmos y está dispuesto a poner en riesgo a toda su congregación para asegurarse de que recojan el dinero que necesita. Oh, claro, la gente puede llamar por teléfono a una ofrenda, pero todos sabemos que lo que realmente lo exagera son los “dólares de culpa” dados porque las personas tienen un plato de ofrenda frente a sus caras y saben que otros están mirando. Por supuesto, ningún pastor admitiría nunca a ninguno de ellos, ni siquiera a sí mismo. Yo sé porque yo no lo hice cuando yo estuve allí. Es más fácil convencernos de que la gente necesita el culto, la misa o mi sermón para hacer frente a la crisis actual.

Si ir a su congregación durante los últimos veinte años no te ha preparado para pasar un tiempo en la tranquilidad de tu casa y saber que Dios está con usted, entonces cuestionaría su valor. Si no lo ha conectado con personas a las que puede pedir ayuda y apoyo cuando lo necesite, entonces no es una familia.

Los cambios en nuestra cultura en las últimas cuarenta y ocho horas habrían sido impensables hace una semana. La cantidad de dinero que los equipos deportivos, los lugares de entretenimiento, la industria de viajes y otros dejan de ganar como una forma de proteger la salud de nuestra nación es inspiradora. Este es un momento para cuidarse el uno al otro, no acumular el papel higiénico para seis años, o seguir reuniéndose de manera que pueda transmitir el virus a un mayor número de personas. Este es un momento para renunciar a lo que me hace sentir cómodo o feliz y pensar en proteger a los demás.

Sospecho que las próximas semanas realmente pondrán a prueba a las personas. ¿Qué es la vida sin deportes en la televisión, un concierto, liga de pelota o un servicio religioso? Si estoy usando esos lugares para esconderme de mi propio vacío, quedará expuesto ahora. Los tiempos de incertidumbre y problemas son cuando descubrimos cuán profunda es nuestra fe. Es un buen uso de tiempos como este. Si encuentra que la incertidumbre lo perturba, o que tiene que llenar cada momento de actividad para mantener a raya sus temores, ya sea por el virus o las ramificaciones financieras del mismo, este será un buen momento para que lo conozca mejor. ¿Qué significa para usted descansar en su presencia y descubrir que Jesús es suficiente para sostener su corazón sin importar lo que esté sucediendo a su alrededor? Él Señor puede navegarnos a través de cualquier cosa que este mundo pueda arrojarnos..

Tal vez aquí es donde descubres que tu fe recae en la congregación a la que asistes o que se vive indirectamente a través de un autor que admiras. Esas cosas te harán poco bien ahora. Aproveche su distanciamiento social de los demás, para acercarse al Señor. Y mientras lo hace, puede conocer a otros y alentarlos por teléfono, WhatsApp o Skype. Y, si tienes recursos adicionales, este es un momento para ser generoso con las personas que conoce que perderán sus ingresos durante esta temporada.

El viernes, también recibí un mensaje de texto de otra persona en el este del país: “Supongo que aquellos que han celebrado las expresiones corporales de una manera más orgánica fuera del tipo de reunión en el edificio ahora se ven menos tontos, ¿eh? 😉 ”

No creo que se regodeara, pero muchos de nosotros hemos hablado de cuán ineficaz sería nuestro cristianismo moderno institucional en un momento de crisis o persecución. Es por eso que los primeros hermanos y hermanas se conocieron en casas y cuevas. Durante los primeros 300 años de su existencia, la iglesia de Jesús nunca pensó en un edificio como un lugar para tratar de contener este organismo vivo y refrescante que es Su Cuerpo la iglesia del Señor Jesucristo. Dios estaba vivo entre ellos, y sus cuerdas de amor y su atento cuidado por cada uno expresaba su vida entre ellos con suficiente fuerza.

Si su relación con Cristo se define por experiencias de adoración con luces, música, humo y polvo de oro o rituales corporativos en grandes grupos de personas, puede ser la hora de que descubra que nada de eso es esencial. Como Pablo escribió en Gálatas 5, Lo único que importa es la fe expresándose en el amor“. Todo lo demás es ritos y alarde.

No permita que nadie lo convenza de que reunirse en un gran edificio en estos días con otros cristianos es más seguro para usted o su comunidad que renunciar tu asistencia por un corto tiempo para que podamos aplanar la curva de crecimiento del virus. No permitas que estos cambios disminuyan tu fe o tu relación con los otros hermanos.

En momentos como este, la fe puede profundizarse y el amor puede crecer de maneras sorprendentes.

Por Wayne Jacobsen en Ingles https://www.lifestream.org/how-deep-our-faith/

Ajustes al mundo hispano y Traducción por Jose L. Bosque

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.