¿Puede la Iglesia prevalecer contra el Sistema de la Matrix?

292

Recientemente he observado al Cuerpo de Cristo funcionando con algunas tendencias seriamente irregulares. Las personas que dicen defender los principios divinos continúan tomando malas decisiones. Quieren hacer el bien pero continúan haciendo el mal. ¿Qué es lo que sucede? El problema radica en los valores de estos tiempos (la Matrix). Creo que la película es muy poderosa porque de alguna forma muestra de que se trata este mundo. El mundo secular en el que vivimos (la Matrix) trata de mantener a las personas en un total desconocimiento de la verdad. Mi tarea como miembro de la Resistencia (un Cristiano) es el despertar a la gente. La iglesia no solo no ha logrado transformar a la sociedad, sino que la sociedad ha contaminado las mentes del pueblo de Dios. ¿Podrá la iglesia prevalecer contra la Matrix? Por supuesto, pero nunca tomaremos decisiones acordes a Dios mientras permanezcamos impregnados de valores mundanos.

Digamos que a la Matrix no le importa si llenamos nuestro cerebro con versículos bíblicos porque sabe que al final, cuando las cosas se ponen difíciles son los valores los que finalmente nos movilizan. ¿Cómo podemos entonces ser sanados o liberados de esta prisión en nuestras mentes? Bueno, si fuéramos computadoras, simplemente haríamos una eliminación masiva de archivos, pero como somos seres humanos complejos, necesitaremos un poco de “laxante” divino. Nuestras mentes espirituales están congestionadas con el pensamiento mundano y necesitamos un movimiento divino de intestinos. Gracias a Su gracia el alivio viene en camino; está en el horizonte. Debo mencionar también que esto es algo que solo el Señor puede hacer.

El Señor nos ha pedido:

Y no os conforméis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que comprobéis cuál es la voluntad buena, aceptable y perfecta de Dios. Romanos 12:2 NKJV

La mayoría de los cristianos tienen un conjunto de valores relacionados con los rituales de domingo por la mañana y al salir usan otros en su rutina diaria o vida “secular”. Estos cristianos no son conscientes de las fuerzas que hay detrás dirigiendo cada una de sus decisiones.

¿Cómo sucede esto? Desde mi entendimiento del marketing en Internet de los últimos cinco años sería seguro decir que miles de millones de dólares se están gastando hoy tratando de comprender, controlar y coaccionar el gasto global de los consumidores. Ellos (los ricos e inteligentes) han entendido que quien controla los valores controla también el gasto de la población. El poder de esta cultura (la Matrix) radica en lograr implantar estos valores en la Iglesia.

Nuestros valores son aquellas cosas en las que el mundo nos ha convencido que vale la pena invertir nuestra energía, tiempo y dinero. Los Césares en nuestra vida han creado un sistema de valores (la Matrix) en el que existimos pero bajo su control. Caminamos pensando que somos libres, pero realmente estamos ciegos y solo vemos lo que ellos quieren que veamos. No es hasta que aprendamos a escuchar la Voz desde adentro, la voz del Espíritu Santo, que podemos comenzar a funcionar terrenalmente como en el Cielo (Reino).

¿Cuáles son algunos de estos valores y cómo sé si estoy funcionando en ellos?

Permítanme compartir algunos de los valores que actualmente operan en la Matrix;

1. Más grande es mejor

Ya sea que hablemos de nuestros modernos santuarios de vanguardia o del tamaño de nuestras congregaciones, cuanto más grande sea, mejor será. La gente acude en masa a las Mega-Iglesias porque piensan que tantas personas no pueden estar equivocadas. Desde nuestra concepción hemos sido inoculados con la vacuna de “más grande es mejor” para que en cualquier lugar la veamos. Se nos enseña que 200 reseñas positivas son mejores que 20. Las computadoras funcionan día y noche adecuando los precios para mejorar las reseñas y ganar más seguidores en las redes sociales. No importa que no sean personas reales y que sean solo la invención de algún vendedor ambicioso que sabe aprovechar los valores de la Matrix. La gente dice que la percepción es todo y que no importa si los números son falsos. De esta forma son engañados y continúan engañando a otros implantando éste valor. ¿Quién nos ha convencido de que la mayoría siempre tiene razón?

2. ¡Ganar lo es todo!

¿Por qué no nos gusta estar con la minoría al defender nuestros valores? ¿Por qué es tan importante ganar? ¿A qué costo estamos dispuestos a ganar? ¡Ganar NO es todo! El viejo hombre en mí es muy competitivo. Me gusta ganar tanto como sea posible, pero ¿a qué precio? Hoy, el lema de la mayoría de las empresas es “si vale la pena ganar, vale la pena hacer trampa”, lo cual es tirar la ética por la ventana. Los equipos deportivos, para su propia desgracia, han sido sorprendidos engañando. La gente de hoy simplemente lo pasa por alto, como todos lo hacen. ¿Qué la mayoría lo haga lo hace correcto? Los empresarios están ganando, pero perdiendo a sus familias. Los políticos están ganando, pero vendiendo sus almas. Estas tácticas engañosas y mentirosas hoy se consideran inteligentes.

¿Deberemos como Cuerpo de Cristo renunciar a nuestros valores para tener una ganancia? ¿Deberemos mentir a los demás para conseguirla? ¡NO! Algún día todos estaremos frente a frente con nuestro Hacedor. ¿Qué excusa le daremos entonces por nuestras acciones? El diablo, los fariseos y Pilato pensaron que habían ganado cuando crucificaron a nuestro Señor. Nuestra mayor pérdida se convirtió en nuestra mayor victoria cuando nuestro Señor le arrebató al enemigo las llaves de la Muerte, el Infierno y la Tumba convirtiéndolo en el más grande perdedor de todos los tiempos. La puerta estrecha tiene un precio. Elegir estar del lado del Señor pondrá a prueba tu desición. El rechazo, la traición, la soledad y el malentendido están esperando a cualquier hombre o mujer de Dios que se niegue a comprometerse con la Matrix. Me alegra que la Madre Teresa nunca se conformó con los valores de este mundo y estoy seguro que ella, al igual que Pablo, ganó su carrera. Ella alcanzó la marca de su gran vocación en Cristo Jesús. No permitas que la Matrix establezca la línea de meta y defina qué victoria es tuya. No vendas tu alma, tus valores ni tu vida en santidad para ganar. Deja que el Señor cuente tu permanencia en lo correcto y verdadero como una victoria que le dará alabanza, honor y gloria por toda la eternidad. Jesús dijo:

Entra por la puerta angosta; porque la puerta es ancha y ancha es el camino que conduce a la destrucción, y hay muchos que entran por ella. 14 Porque estrecha es la puerta y difícil es el camino que conduce a la vida, y hay pocos que lo encuentran. Mateo 7: 13-14 NKJV

 

3. Tener mucho dinero (Prosperidad) es una señal de éxito

La abundancia en la Matrix es muy celebrada. Se nos dice que el verdadero éxito solo se puede encontrar en la riqueza. Los carros, la ropa y las casas caras de los ricos y famosos se nos presentan como metas dignas de nuestra virtud. En realidad, estos son realmente los quesos en las trampas de ratón de la Matrix. Hoy el paisaje de los ricos está plagado de divorcios, alcoholismo, drogadicción, suicidio y los cadáveres de aquellos a quienes han pisado para llegar a la majestuosa cima. Adoramos tanto a los ricos que los convertimos en celebridades y estamos más que dispuestos a hacer concesiones por ellos cuando cometen “errores”. Dios nos libre de descubrir que también son traficantes que venden mujeres y niños a pedófilos porque entonces puede ser que ya no nos gusten tanto. En esta guerra invisible diariamente somos bombardeados con los valores de la Matrix. ¿Qué debe hacer un cristiano?

Jesús habló claramente sobre esto:

Ningún servidor puede servir a dos amos; porque o bien odiará a uno y amará al otro, o bien será leal a uno y despreciará al otro. No puedes servir a Dios y a las riquezas. (Amor al dinero). Lucas 16:13 NKJV

Debemos darnos cuenta de que cualquier objetivo que nos obligue a servirle controlando nuestra pasión y nuestros deseos será nuestro maestro y nos llevará a convertirnos en esclavos de él. Podrás decir ¡no soy un esclavo! Pero entonces, ¿por qué te tiene obsesionado? ¿Por qué piensas en eso todos los días al despertar?

4. Lo externo es más importantes que lo interno.

El auto que manejamos, lo que vestimos y dónde vivimos es la forma cómo la Matrix mide el valor. Cada vez que saludamos a alguien menor de 21 años podemos verlos mirar nuestros zapatos para descubrir qué marca usamos. Luego están las personas con problemas financieros que se disfrazan el domingo con sus mejores prendas. ¿A quién estamos tratando de impresionar? ¿A donde está llegando este mundo?

También nos han dicho que la importancia se basa en el título que antecede a tu nombre, o en las letras después de su apellido. Personas ignorantes “come libros” caminan exhibiendo sus títulos, certificados y hojas de vida como si hubieran llegado a la meta pero carentes de las habilidades de una persona. Los doctorados y maestrías se venden a las masas con promesas de un futuro mejor, enriqueciéndose a costa de los pobres. Nosotros, que vivimos algunos años, hemos aprendido a no dejarnos impresionar por estas brillantes monedas. Hemos aprendido a hacer preguntas como ¿cuánto tiempo llevan haciendo esto?, ¿qué tipo de caracter tienen? y ¿qué tal trabajan con otros?. Preguntas difíciles para aquellos que solo se ven bien “en papel”. Este tema está a punto de emerger y veremos a millones de graduados universitarios buscando trabajo en los próximos días. El conocimiento no es poder, ¡el poder está en controlar los valores!

5. Joven y famoso es mejor que anciano y maduro

Las personas acuden en masa a escuchar estas historias de repentino éxito. Para aquellos bajo el engaño de la experiencia de Matrix se les ha apartado un asiento. Nadie puede negar que este nuevo mundo ha perdido el respeto por la última generación. Cuando crecí, me enseñaron a respetar a mis mayores. No nos forzaban a creer cada palabra que decían, pero que Dios nos librara de llegar a contradecir o desafiar a un anciano en público. Siempre supe que no entendían el mundo actual en el que vivía, pero también sabía que su sabiduría trascendería cualquier edad.

Incluso hoy considero un honor sentarme a los pies de mis mayores. Prefiero obtener el consejo de un hombre de Dios de 80 años que nunca asistió al seminario que someterme a la ignorancia bíblica que surge de la boca de estos célebres predicadores de 30 a 40 años de edad con doctorados. Al igual que las estrellas fugaces, brillar por un tiempo y se consumen, ya que no tienen carácter para mantener la gran popularidad y fama que alcanzan.

Jorge Santayana, de España, dijo que “aquellos que no pueden recordar el pasado están condenados a repetirlo” y les digo que aquellos que no aprenden de los errores de la última generación no estarán preparados para enfrentar a la próxima.

Morfeo: Neo, la Matrix es un sistema. Ese sistema es nuestro enemigo. Pero cuando estás adentro y miras alrededor, ¿qué ves? Empresarios, profesores, abogados, carpinteros. Las mentes de las personas que estamos tratando de salvar. Pero hasta que lo hagamos, estas personas aún forman parte de ese sistema y eso los convierte en nuestro enemigo. Tienes que entender que la mayoría de estas personas no están listas para desconectarse. Y muchos de ellos están tan inmersos, tan irremediablemente dependientes del sistema, que lucharán para protegerlo.

¿Puede la Iglesia prevalecer contra la Matrix?

Aquí hay algunas sugerencias para prevalecer en la Matrix.
1. Recordarnos constantemente unos a otros el camino de nuestro Señor (por el ejemplo).
2. Apaga el televisor y da un paseo para orar o leer un buen libro
3. Sal de Facebook, prueba haciendo ayunos de Facebook para medir tu nivel de obsesión.
4. Elige a tus amigos cuidadosamente. ¡Los valores de Matrix son contagiosos!
5. Evita a miembros de familia y eventos que te arrastran hacia abajo por los valores que éstos pasan por alto.
6. Aprende a hablar con Dios 24 horas al día, 7 días a la semana, en lugar de solo leer la Biblia o tocar música cristiana.
7. Pasa tiempo con aquellos que consideras Padres espirituales o las Madres de la fe. ¡Los valores de Dios son también contagiosos!.

El calor en la cocina esta creciendo y conozco a muchos orando para salir. “¡OH Señor ven a buscarnos!” He visto a muchos hombres morir esperando que el Señor venga a su vida. He aprendido que pensar que somos la generación final es simplemente sobervia. Esto es importante mencionarlo porque quienes piensan que se van a ir no invertirán en las generaciones futuras. Hay mucho por hacer antes de que suene la final trompeta. Creo que la Iglesia puede prevalecer contra la Matrix.

Les dejo estas palabras de la Biblia:

Examínense para ver si están en la fe; pruébense a sí mismos. ¿No se dan cuenta de que Cristo Jesús está en ustedes? ¡A menos que fracasen en la prueba! 2 Corintios 13: 5

El Señor Jesús ha prevalecido sobre este mundo (la Matrix) pero a diferencia de la película, tomar la píldora roja no te desintoxica automáticamente para siempre de la influencia de estos tiempos. ¡Que su Gracia y Misericordia despierten a la iglesia ante las fuerzas que gobiernan nuestras mentes!

Mucho amor,
Jose Bosque

Para obtener más información sobre las fuerzas en juego detrás de la Matrix, consulte:  http: //www.b2egroup.net/main-blog-21st-century-reformation/ Un gran artículo escrito por John Matthews

Quiero agradecer a mi hermano Richard Broadbent de Canadá por ayudarme a desarrollar mis pensamientos ya que él es un experto en las similitudes entre la Iglesia y la Matrix. También quiero agradecer a Lucia Del Carmen Berengo de Argentina por compartir la cita de Matrix del libro Pagan Christianity de Frank Viola. http: //www.paganchristianity.org/

Artículo traducido y adaptado al español por Rodrigo Aguilera

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.