Profecía a los Davids del Siglo 21

Profecia a los Davids

761

Estaba yo en un grupo maravillado de la diversidad cuando oí una voz llamándonos a atención. El grupo que se había formado eran jóvenes de diferentes países. Note que en su parecer no había nada que los distinguiera a un grupo de jóvenes en el mundo. Dispersado entre ellos había adultos como yo que, aunque su edad era madura su corazón se había mantenido joven.

Entonces de adentro del mismo grupo se pararon profetas y empezaron a profetizarle a los reunidos. Al mismo tiempo en mi corazón empezó un deseo de profetizar y cuando llego mi tiempo, la profecía me despertó del sueño. La profundidad de las palabras que mi venían a mi mente me dieron a entender que no eran mis palabras sino el Señor hablando por mí. Rápido me levante a escribir para poder recordar el torrente y la profundidad de las palabras que venían a mi mente. Aquí esta tal como el Señor me lo dio.

¡Levantad Jóvenes! Es tu tiempo y es tu hora

Fuiste escogido en el vientre de tu madre antes que el mundo te pudiera descalificar

Como David tu apariencia y tus victorias han sido despreciadas

En tu soledad has sido fiel y tu Señor ha preparado tus manos y tu boca para el combate.

Reconociendo tu llamado el Enemigo te ha zarandeado fuertemente pero tu dolor más grande lo sufriste en tu propia casa y de aquellos que se llamaban familia y amigos.

¡Has caído muchas veces, pero de todas te levante!

Tu Señor lo permitió para que puedes entender el corazón y el idioma del rechazado y el menospreciado

No hay pecado ni hay etiqueta que el mundo te quiera poner que puedan cambiar tu destino.

Como tú Señor has aprendido en medio de tu sufrimiento

Tus dones de creatividad gritan por expresión, pero no han encontrado satisfacción en el sistema

Tus canticos y tu música son para que el mundo me conozca a Mi no para los cómodos en las bancas

A mis hijas les digo que; ¡Yo no hago distinción! y muchas irán delante de mi pueblo como Juana de Arco

Ne vendas tus dones al mundo, no te prestes a la política y no permitas que la religión te conforme a sus ideas de Mi

Fuiste creado para ser mi trompeta como Judá que llama mi pueblo a despertad y tomar su lugar

Gritad en las esquinas lo que Yo pongo en tu boca y los veras venir

¡Levantad Jóvenes! Es tu tiempo y es tu hora

Es mi oración que al leer esta palabra recibas fuerzas para obedecerla y que afirmen y aseguren tu corazón del llamado que está en ti.

Con mucho amor,

José L. Bosque

4 Comentarios

  1. Aldo dice

    Wauu José que palabra, realmente Dios me hablo, el Espíritu Santo hablo a mi espíritu..
    Gracias por compartir…un abrazo hermano José.

    1. JoseLBosque dice

      Gracias Aldo yo se que Dios hablo porque ami me sorprendieron las palabras!
      Con mucho amor
      Jose

  2. daniel banegas dice

    que bien hermano asi sea

    1. JoseLBosque dice

      Gracias hermano Daniel!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.