Lecciones del Primer “Gran Reinicio”

120

Hay muchas lecciones por ser aprendidas desde el primer “gran reinicio” al Cuerpo de Cristo en el primer siglo, a través de la historia, todos los reinicios del Señor han producido cosas más grandes; es un principio bíblico.

Su usted decidió leer este artículo basado en las palabras usadas por el mundo de los medios “el Gran Reseteo” (o Gran Reinicio), lamento mucho decepcionarlo. Yo soy del Reino y simplemente no uso las piezas “Lego” que usan los hombres para construir en este mundo; sólo estoy interesado en los asuntos que tiene el Creador del Cielo y de la Tierra con el hombre. Desde la Torre de Babel, el hombre ha intentado ajustar (reiniciar) su posición en el gran esquema de las cosas, pero sin aval alguno del Dios Eterno, si usted es un hijo de Dos, hágase un favor y deje de estar sincronizado con los juegos políticos y la retórica vacía de estos tiempos; en lugar de ellos, intercambie ello con una intimidad más profunda con el Amante de su alma y mejore su discernimiento de lo que Él está haciendo por medio de su Espíritu Santo.

Aquellos de nosotros en el 2021 quienes hemos comenzado a sentir las sacudidas de lo que podría ser la más grande y última sacudida (reinicio), debemos preparar nuestros corazones para escuchar Su voz y movernos al unísono; los reinicios [del Señor] tienen su propósito… Somos transformados con ellos o somos aplastados con ellos. Nada permanece igual para aquellos que se encuentran en su lugar de confort y satisfechos con este mundo. Aquellos que esperan y que confían en Dios no tienen otra cosa que paz y gozo con los que miran al horizonte sin importarles qué pueda suceder.

Hemos creado este artículo para ser compartido en formato de Estudio Bíblico; esto le permitirá a nuestros lectores [de la página Iglesia Orgánica, IglesiaOrganica.com ] el compartir, lanzar preguntas y comentar acerca de soluciones que podemos encontrar en el Cuerpo de Cristo.

  1. Comenzó con la muerte del diácono Esteban en Hechos Capítulo 8:1

Saulo estaba consintiendo en su asesinato. Y en aquel día hubo una gran persecución contra la iglesia en Jerusalén, y excepto los apóstoles, todos fueron esparcidos por las regiones de Judea y de Samaria. Y unos varones piadosos sepultaron a Esteban, e hicieron gran lamentación por él. Y Saulo asolaba la iglesia, entrando de casa en casa, y arrastrando a hombres y mujeres, los entregaba en la cárcel. 4 Pero los que habían sido esparcidos, fueron anunciando la Buena Noticia de la Palabra.” (Hechos 8:1, BTX IV)

La sangre de los mártires es la semilla de la iglesia“.

“En verdad, en verdad os digo: A menos que el grano de trigo caiga en la tierra y muera, queda él solo, pero si muere, lleva mucho fruto.” (Juan 12:24, BTX IV)

Se necesita mucha sabiduría y conocer los caminos del Señor para comprender que, aunque Esteban fue muy dotado, se hizo mucho más a través de su muerte que si él hubiera permanecido vivo; en ocasiones, las cosas buenas deben morir para dar a luz cosas mucho más grandes.

 

  1. Ese día, estalló una gran persecución contra la iglesia en Jerusalén, y todos, excepto los apóstoles, fueron esparcidos por Judea y Samaria.

La Iglesia de Jerusalén estaba estancada; desde el día de Pentecostés habían pasado de cinco a siete años con relativamente poco crecimiento, se necesitaba algo para que comprendieran su responsabilidad de “Id a todo el mundo”. ¡Necesitaban un gran reinicio!

La palabra “esparcidos” que se usa aquí en el griego significa “dispersar para plantar”. A veces debemos ser sacudidos para salir de nuestro estado de confort, antes de hacer lo que Dios quiere que hagamos; ese es el objetivo de un “reinicio”.

No creo en la plantación de iglesias bajo el esfuerzo meramente humano, creo en las semillas que brotan donde el Padre las plantó; muchas veces, la plantación de iglesias se ha utilizado como tapadera de un ministerio en particular para expandir su “nombre de marca” o para separar a un joven líder con un ascenso prometedor del ministerio principal; Mateo 15:13 dice, “Él respondió y dijo: ‘Toda planta que no plantó mi Padre celestial será desarraigada’ (BTX IV)”. Cuando Pablo habla de “plantar” en el Nuevo Testamento, de ninguna manera está acreditando sus propias decisiones [o esfuerzos], de hecho, su llamado y primer viaje provienen de la palabra “Rhema” del Espíritu Santo dada a los líderes de Antioquía.

 

  1. “Pero Saulo comenzó a destruir la iglesia…” (Hch. 8:3).

El problema con las traducciones de la Biblia. La palabra griega “lumainomai” no tiene nada que ver con destruir como lo entendemos hoy en día; es mucho mejor traducir como “maltratar” o “asolar”, “abusar” o “profanar”. Saulo hizo que fuera difícil ser cristiano y que fuera fácil el tener miedo, siendo cristiano, viviendo en Jerusalén; por supuesto, no quiero restarle importancia a la dureza del tratamiento; sin embargo, mis hermanos, quiero que entiendan que cualquiera que se mete con el Cuerpo de Cristo, está tocando al mismo Señor Jesucristo, como el Señor le recordó a Saulo en el Camino a Damasco, cuando se le reveló, en Hechos 9:4: “Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?”; si está pasando por una situación particularmente difícil, tenga por seguro que no está solo y que su Padre Celestial conoce su necesidad, incluso antes de usted le ore.

 

  1. Los que habían sido esparcidos predicaban la palabra dondequiera que iban. Con nuestras mentalidades del siglo 21, leyendo este pasaje veríamos en nuestra mente a pastores sacando Biblias y predicando sermones desde los púlpitos, tal vez veríamos también a cristianos repartiendo tratados y preguntándole a todos los que se encuentran: “Si murieras esta noche, ¿sabes adónde irías?” ¡Nada puede estar más lejos de la verdad! Cada cristiano compartía a Cristo con todos los que conocía en su vida diaria; no tenían que ser conscientes de que estaban siendo “ganadores de almas”. Vivieron el gozo, la esperanza y el amor de la vida de Cristo 24 horas al día los 7 días de la semana. Lo que hizo que la gente en todas partes se preguntara: “¿Qué debo hacer para ser salvo?” Si la iglesia se dispersara hoy, entraría en estado de shock y de coma; simplemente no sabemos cómo operar como el Cuerpo de Cristo fuera de nuestras reuniones y de los programas preestablecidos; ¡Que el Señor tenga misericordia de nosotros hasta la “aparición gloriosa de los hijos de Dios”!

 

  1. Cuando los apóstoles de Jerusalén oyeron que Samaria había recibido la palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan. ¡Amo cómo los apóstoles fluían con lo que el Señor estaba haciendo! No tuvieron ningún problema porque no fueron los autores del mover de Dios; no estaban celosos debido a que Felipe no era “el evangelista oficial”. Cuando llegaron, no se hicieron cargo del avivamiento, simplemente ayudaron a bendecir lo que el Señor ya estaba haciendo. ¡Qué diferente actuar a el de aquellos que se llaman a sí mismos Apóstoles el día de hoy! Tenga fe en que el Señor tiene su propio reinicio en las obras que se están levantando y en que levantará a sus convocados ministros de los cinco ministerios, que servirán al Cuerpo sin poner una carga financiera sobre la iglesia, y sin robar la gloria que le pertenece únicamente al Señor.

 

  1. El bien resultante de la difusión del evangelio lleva a algunos a ver esta persecución como la voluntad de Dios. Dios puede y utilizará circunstancias apremiantes para guiarnos a Su voluntad. Dios no logra que su voluntad se cumpla diseñando circunstancias perversas; hay una gran diferencia en que Dios usa la maldad del hombre para su bien, encausando el mal para sus propios propósitos. En el cristianismo, el fin no justifica los medios.

 

  1. Entonces, hubo una gran alegría en esa ciudad. La transformación trae alegría. Esto no puede ser incentivado u orquestado por el hombre o promovido por las redes sociales; cuando ocurre un cambio real, el mundo se da cuenta. El texto No dice que hubo un gran gozo en solo Su Iglesia, las Escrituras dicen que había gran alegría en la ciudad, incluso entre aquellos que adoraban a otros dioses. La paz y el gozo en el Espíritu Santo no solo están reservados para los creyentes, como tampoco la lluvia solo cae sobre los cristianos. Y SUCEDERA EN LOS ULTIMOS DIAS–dice Dios–QUE DERRAMARE DE MI ESPIRITU SOBRE TODA CARNE;  Como tu crees que tal cosa va parecer?
    Su creación completa va poder sentir Su bendicion desde la montaña más alta hasta el insecto más pequeño. ¡Toda la tierra gime por ese día!

 

Al enfrentar la pandemia mundial del COVID-19, y al ver la inestabilidad política y las dificultades económicas que se avecinan rápidamente, debemos recordar que el Novio no tiene nada más que amor por Su Novia. Solo Dios puede traer un reinicio a Su Iglesia de una forma verdadera. Venga su reino y hágase Su voluntad en la tierra como en el cielo.

 

Con mucho amor,

José L. Bosque

Avivamiento@aol.com

El mismo articulo en Ingles : Lessons from the First Great Reset

En lo personal, querido hermano, me iluminó mucho esta visión de todo lo bueno que produjeron situaciones que fueron “funestas” para muchos hermanos del Primer Siglo. Es un reflejo de todo lo que está pasando el día de hoy, pero sin duda, como bien lo mencionas: “Dios no provoca las desgracias que caen sobre su pueblo (parafraseando), sino que aprovecha la maldad humana, para reestablecer su gloria y llevar a cabo sus propósitos”. Dios nos de sabiduría y fe para ver dónde se está moviendo su mano y unirnos a Él, en vez de quedarnos sentados en el la banca del edificio o en la silla del comedor.

Omar D. Vazquez, Traductor

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.