Reflexiones sobre la Vida Orgánica

100

Dado que la Vida Orgánica tiene que ver más con el caminar un Camino que con aprender una Doctrina, entonces nuestro ejemplo o lo que presentamos en nuestra vida diaria es más importante que lo que decimos, o incluso lo que creemos.

Lo que atraerá al mundo es lo que pueda “probar y ver” (y no simplemente lo que puedan aprender de una forma intelectual). Que puedan atestiguar que “Cristo en nosotros es la Esperanza de Gloria”, por lo que Cristo encarnándose y Su resurrección en nosotros debe ser nuestro objetivo. Jesús dijo: “Si soy levantado, atraeré a todos los hombres hacia mí”.  En otras palabras, sólo Su Vida en forma de Cruz; es decir, poniendo primero a otros en el servicio de Dios y de nuestros semejantes, podrá atraer al mundo a Él.

Esta vida cruciforme afecta primero a los que nos rodean como la levadura en el pan; primero afectamos a los más cercanos a nosotros y eso funciona hasta que empresas, escuelas, vecindarios, ciudades, estados y países enteros se ven afectados por la vida de Cristo en nosotros.

“Y otra vez dijo: ‘¿A qué compararé el reino de Dios?  Es como la levadura, que una mujer tomó y escondió en tres medidas de comida hasta que todo fue leudado’.”

(Lucas 13:20-21)

No necesitamos la promoción ni la publicidad del hombre; nosotros somos sus cartas vivientes, escritas en el corazón [2ª. Cor. 3:2], para ser leídas por todos los hombres. No para que tratemos de convencerlos de la exactitud de nuestras doctrinas o de nuestros dogmas religiosos, sino para que nuestras vidas proclamen la vida de Cristo, de tal manera que, esos mismos hombres, sientan la necesidad de tener a Aquél que nosotros tenemos.

El Evangelio es como una cata de vinos; a nadie le interesa el tipo de uva, el proceso de fermentación o el lugar de donde proviene la uva a menos que hayan tenido impacto por un sabor único e inolvidable, que no se puede encontrar en ningún otro lugar.

Dos puntos importantes aquí. En primer lugar, como pueblo orgánico y relacional, dejemos de perder el tiempo mostrándole a la gente lo que está mal con el sistema religioso y peleando sobre cuál es la metodología correcta para la iglesia orgánica y sencilla y, por otro lado, permítales ver y experimentar primero al verdadero Cristo.

Así debería ser la proclamación de nuestro Evangelio. Nadie quiere ser “evangelizado” a una idea, pero si ven y experimentan algo tan absolutamente hermoso y raro, se sentirán atraídos por ella como las abejas a la miel.

Fue hasta después de probar y ver lo que había pasado con Pablo y Silas que el carcelero, en cierto sentido dijo: “yo quiero lo que ustedes tienen”:

“Entonces pidió una luz, entró corriendo y cayó temblando ante Pablo y Silas. Y él los sacó y dijo: ‘Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo?’”

Hechos 16:29-30  

Aquí el carcelero mencionó la palabra “salvo” no como una doctrina o una enseñanza para ir al cielo o evitar el infierno; el carcelero ¡quería ser sanado aquí en la tierra!, el carcelero quería la vida que Pablo y Silas tenían. Eso es lo que Cristo quiere ofrecer a este mundo a través de nosotros.

La vida de Cristo es una vida interna que tiene resultados en lo exterior, y no al contrario; es decir, no llevamos la vida externa para tener resultados internos. Concentrémonos más en ‘ser’ que en ‘hacer’. Si ni siquiera podemos fermentar co Cristo nuestros hogares, nunca podremos fermentar con Cristo nuestro mundo.

Que el Padre nos ayude y nos guarde,

Con mucho amor.

Jose L Bosque

** Esto está destinado a creyentes maduros que viven la Vida Orgánica/Vida Cruciforme en Cristo. Si por alguna razón no sabes lo que eso significa, ten por seguro que no es nada nuevo, sino nuestros mejores intentos de escuchar Su Espíritu para Su Única Iglesia en todo el mundo.

Vida Orgánica en Ingles

 

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.