Comenzar con Amor

271

Comenzar con amor es el modo de vida de Dios para todos los creyentes. Este no es un artículo de liderazgo. Este es un artículo de cómo vivir nuestras vidas dentro de Su Cuerpo. Si has estado en nuestra pequeña comunidad orgánica, seguramente me habrás escuchado decir esto una y otra vez. Como seres humanos, es tan fácil comenzar con cualquier cosa que nos proteja y nos sirva a nosotros.

¡Guarda tu cámara y ponte manos a la obra con los problemas de este mundo!

Por años, yo interrogaba a todos los que conocí en el sistema religioso para ver si podían aprobar el examen de mis normas bíblicas. Si no pasaban el examen no podían asociarse conmigo. El Señor vio mi corazón y en su misericordia me ayudó a darme cuenta de que la verdadera unidad se basa en el amor y no en la doctrina. ¡Ser inclusivo y no exclusivo es tan liberador! ¡Saber que todos estamos en un viaje y dar gracia libremente como hemos recibido la gracia, es una alegría! Entonces, ¿por qué no comenzar con amor?

 

Encarnando la vida de Cristo

Comenzar con amor es encarnar la naturaleza misma de Cristo. ¡Cristo en nosotros es la esperanza de la gloria! No tenemos que hacer nada; solo necesitamos discernir su voluntad y hacer lo que Él haría. El problema es que la mayor parte de la iglesia moderna se está quedando gravemente corta y no está encarnando a Cristo. La mayoría de la Iglesia solo tiene tiempo para el Señor una vez a la semana durante un par de horas como máximo. No se puede caminar “en Cristo” sin vivir en Cristo las 24 horas del día, los 7 días de la semana. El cristianismo real no es un complemento espiritual; es nuestra forma de vida. Comenzar con amor es revelar a Cristo a un mundo perdido a medida que avanzamos en nuestra vida diaria.

 

Ser movido a la acción por el amor

Cuando hablamos de comenzar también hablamos de iniciar. Dios es el Gran iniciador. El Señor siempre se mueve primero a favor de la humanidad. Si Dios es amor, entonces el amor de Dios en nosotros igualmente debe moverse primero a favor de la humanidad.

Tenemos estos ejemplos:

  • El Padre comenzó con “De tal manera amó Dios al mundo que fue movido en acción”.
  • Fue representado para nosotros en la historia del hijo pródigo. El Padre comenzó a engordar el ternero para la futura celebración y comenzó a vigilar diariamente por el regreso de su hijo. Esto continuó todos los días hasta que un día, el Padre lo vio y antes de que el hijo se arrepintiera y todavía estando lejos, el Padre sale corriendo a su encuentro y lo besa.
  • Luego, nos fue dado como texto bíblico: Rom 5:8 Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.

El Señor siempre está iniciando con amor a favor nuestro. Así como Él, el pueblo de Dios debe ser el iniciador de Su amor y no tener expectativas o esperar respuestas correctas. Comenzar con amor requiere que iniciemos. ¡Punto!

No tener agenda

Comenzar con amor requiere que no tengas agenda. Este es uno de los fuertes virus del sistema religioso y estuvo bien escondido en mi vida durante muchos años. Todo lo que yo hacía siempre tenía un propósito escondido. Un propósito egoísta que aparentaba el bien de otros pero al final siempre resultaba para mi bien. Me decía a mí mismo que estaba ayudando a los demás, pero en mi corazón engañado estaba el deseo de ser elogiado por las obras que hacía con los pobres y los desfavorecidos. El virus egoísta le decía a mi cerebro que te estaba ayudando, pero si me costaba demasiado o si no te unías a mi forma de pensar lo suficientemente rápido, te sacaba de mi mundo.

No estaba tratando de comenzar con amor. Yo estaba comenzando con mi agenda. Tan pronto como me pude liberar de otros como yo, el Señor trabajó en mi corazón. ¡Qué alcance tan profundo y poderoso tiene el Espíritu Santo! ¡No hay corazón que esté oculto al Señor!

Después de años las cosas todavía son reveladas por el Espíritu Santo y estamos cambiando casi a diario. Nadie ha cruzado la línea de meta en esta tierra. Mi corazón está desnudo y ante mis hermanos no hay nada que pueda ocultar. Lo que es realmente genial, es que me aman tanto que están dispuestos a decirme lo que ven en mi vida, que no se parece a Cristo.

El Cuerpo de Cristo, cuando funciona plenamente, es nuestra verdadera red de seguridad.

 

A los salvados y los perdidos

Cuando las personas se conocen por primera vez, intercambian nombres. En los tiempos pasados tu nombre significaba algo. Cuando dabas tu nombre declarabas tu valor a la sociedad. Cada persona era un representante de su apellido. Hoy en esta sociedad, nuestro valor es solo un número de un Buró de Crédito y nuestros nombres han sido reemplazados por un número de seguro social.

Al igual que el cambio descrito anteriormente, Jesucristo y la Iglesia también han sido cambiados. Nosotros, como representantes del Señor Jesús y su Iglesia, no hemos representado al Señor adecuadamente. Usamos Su nombre, pero nuestras vidas no reflejan Su carácter. Esta tergiversación continúa, alienado a muchas personas de la iglesia y a los no-cristianos por igual.

No podemos arreglar este problema con palabras o versículos bíblicos. El problema es demasiado real, y el dolor es demasiado profundo. Solo un Cuerpo de Cristo que verdaderamente refleja y vive la naturaleza de Cristo puede ser usados para que ellos regresen al Señor. Para que esto suceda, tenemos que amarlos donde están y en la condición en que se encuentren. Si ellos solamente sienten incluso el inicio del juicio o la justicia propia de nuestra parte, se desconectarán, se separarán y nos eliminarán de sus vidas. Tenemos que comenzar con amor; no hay otra manera.

El 16 de julio a las 4:10 am, el Señor me despertó con estas palabras;

“Nunca discipularemos a los perdidos para la salvación y cuidaremos el Cuerpo de Cristo de manera adecuada hasta que no discernamos correctamente el Cuerpo del Señor. Debemos venir a ver al Señor en cada uno de nosotros. No estamos discerniendo correctamente el Cuerpo del Señor mientras los veamos como si fueran solo personas a quien les estamos ministrando. Debemos verlos y recibirlos como el Señor mismo”.

Cristo no solamente está en Su Cuerpo, ¡Su Cuerpo es Cristo!

 

¡Esta revelación, una vez puesta en acción, puede revolucionar el Cuerpo de Cristo!

 

Entonces el Señor me recordó dos versículos bíblicos:

Mateo 25:40

40 Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.

Hechos 9: 4-5

4 y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? 5 Él dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón.

Todos quieren adorar al Señor, pero nadie quiere ver Su Cuerpo como Él.

El sistema religioso nunca nos ha enseñado completamente el significado de esas palabras. El Señor dice que estás tratando con Él cuando bendices o maltratas al Cuerpo de Cristo. Los primeros discípulos entendieron esas palabras a pesar de que no tenían biblias. Tenían el ejemplo vivo de los líderes maduros del Cuerpo que caminaban como un ejemplo vivo de esas palabras ante ellos.

Comenzar con amor es un estilo de vida y no lo hacemos para que nos vean los demás, sino porque somos movidos por el mismo amor que mueve a nuestro Señor.

¿Entiendes lo que significa liderar con amor? Os dejo con estas palabras;

Matt 6: 3-4

3 Cuando ayudas a alguien, no pienses en cómo se ve. 4 Solo hazlo – silenciosamente y discretamente. Así es como te ayuda tu Dios, que te concibió en amor, trabajando detrás de escena. MENSAJE Biblia

 

Con Mucho amor,

Jose L. Bosque

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.