El Liderazgo en la Iglesia Orgánica

259

¿Es el liderazgo en la iglesia orgánica un oxímoron o hay líderes en el Cuerpo de Cristo hoy en día? Como administrador del sitio web de nombre GodsLeader.com, probablemente sepas que mi respuesta es afirmativa. Para aquellos que han abandonado el sistema institucional y entienden que fueron robados durante muchos años de su sacerdocio, la palabra “líder” hace que estallen en un enjambre. Entiendo el sentimiento, pero no creo que la respuesta sea llevar el péndulo a un extremo no bíblico como reacción al abuso anterior.

Creo que es importante antes de seguir adelante aclarar y definir lo que creo que las Escrituras apoyan acerca la palabra Líder. Creo que las siguientes declaraciones acerca de “El liderazgo en la Iglesia Orgánica” de ninguna manera usurpan al Señor Jesucristo como el Jefe y Apóstol Principal de su Iglesia.

El liderazgo en la Iglesia Orgánica NO es lo mismo que el Liderazgo Institucional

  1. Un líder del NT atrae el Cuerpo a Cristo, no a Sí mismo. Un líder del NT niega el homenaje y cualquier cosa que le quite la gloria al Señor Jesucristo. Él enseña al Cuerpo como ser su propio sacerdote ante el Señor.
  2. La autoridad de un líder del NT se basa en su relación con el Cuerpo. La única autoridad auténtica en la Iglesia del Señor es la autoridad relacional. Los efectos de tus dones son directamente proporcionales a la fuerza de tus relaciones. La dirección espiritual nunca se da como una orden, sino como sabiduría y consejo para ayudar al crecimiento del creyente en Cristo.
  3. Un verdadero líder del NT nunca exige respeto basado en el título, los títulos académicos o la edad. No existe tal cosa como ejercer autoridad posicional entre el rebaño del Señor. El liderazgo posicional es un liderazgo ilegítimo. En palabras simples, no tienes derecho a dirigir a aquellos a quienes no has amado y cuidado en primer lugar. Todos los intentos de autoridad posicional deben ser cuestionados y desafiados por el Cuerpo.
  4. Un líder del NT no usa su ministerio quíntuple como título. No hay jerarquía entre los creyentes. Hay un dicho popular en los círculos orgánicos “Si tienes que decirle a la gente lo que eres, probablemente no lo seas”. En el Cuerpo de Cristo, como en cualquier familia, hay padres e hijos maduros que sirven para el equipar a los santos voluntariamente por amor no por designación.
  5. Un Líder del NT NUNCA pide dinero o apoyo para sí mismo o para el trabajo que hace. Ellos han sido llamados por el Señor; su confianza está en Él para proveer. El Señor usa a los miembros de Su Cuerpo para proveer cuando Él les guíe. Cualquier provisión por parte del Cuerpo al liderazgo debe ser voluntaria. Cualquier solicitud de provisión que se exija, requiera o estipule es ilegítima ante el Señor.
  6. Un Líder del NT reconoce que Él está ministrando entre la porción del Señor. Un líder del NT no usa los pronombres “mi, mío y nuestro” ya que la Iglesia pertenece al Señor. No hay jurisdicción territorial en el Reino de Dios. Los líderes del NT entran en una relación (responsabilidad por los demás) por el mutuo consentimiento voluntario y la dirección del Espíritu Santo a ambas partes.
  7. Un líder del NT depende de su vida (ejemplo vivo) para que su testimonio haga espacio para ejercer sus dones. Los líderes del NT no necesitan ser vistos. Su vida es de sufrimiento y rendición por el bien de la Esposa del Señor Jesucristo. También son los embajadores del Rey Jesús y no tienen una agenda personal en el trabajo diario que realizan. Los verdaderos líderes del NT son hombres de honor, humildad, transparencia que caminan en el temor del Señor. Son fáciles de suplicar y no se discierne orgullo y arrogancia en ellos.

El Señor Jesucristo mientras que caminaba sobre esta tierra nos dio el mayor ejemplo de Liderazgo Orgánico en Su iglesia!

Nuestro Señor les dijo a los doce que “ven y síganme”, no vengan y tomen mis clases. Cristo mismo fue su mentor, su hermano mayor y el ejemplo vivo que ellos debían seguir. Durante el primer siglo, el Señor agregó a su Iglesia los que debían ser salvos. Estos discípulos no decidieron seguir a Cristo porque fueron conmovidos por un sermón o les gusto la liturgia en un servicio. Eligieron seguir a Cristo por el testimonio de otros cristianos. En esencia, alguien los había discipulado para salvación.

Eso significa que este proceso no solo sucedió en un vacío. Otros creyentes se involucraron en la vida del Cuerpo viviendo el ejemplo de la vida de Cristo antes los ojos de los nuevos creyentes. Los nuevos creyentes aprendieron más participando y observando la Vida del Cuerpo que sentándose a escuchar una enseñanza.

El proceso de liderazgo existió en el primer siglo, pero no por cargo humano o designación. El Amor de Cristo creó las relaciones que formaban los rieles sobre los cuales se podía dirigir la enseñanza, la guía y el equipamiento. Cada creyente estuvo involucrado en este proceso, pero debido a los dones, llamado y madurez unos más que otros.

¿Existen los dones quíntuples hoy en día? ¡Por supuesto que sí! La Iglesia todavía tiene que cumplir la tarea de alcanzar ser Cristianos “a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo”

Efe 4:11 Y Él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, 13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo

El hermano Jose Torres Arjona lo explica El liderazgo en la Iglesia Orgánica así;

“¿Quieres ser el líder?

El único líder que existe en la Iglesia de Cristo es el que sirve a los demás. Es el que vive en la humildad de Cristo. Es el que prefiere a los demás antes que así mismo. Es el que se sacrifica por sus hermanos en la fe. Es el que toma el último lugar en la mesa, es el que rechaza títulos y etiquetas que lo diferencian de sus hermanos en la fe. Ese anciano toma su posición en el cuerpo cuando el Espíritu Santo lo inspira y lo capacita para ello según la voluntad y el tiempo de Dios. Nadie, en su sano juicio quiere ser tomar esa responsabilidad, porque implica morir a ti mismo para el beneficio de los demás miembros del cuerpo de Cristo. Es por tanto una elección y decisión divina, nunca por voluntad del hombre. Dios prepara el escenario en la Iglesia, y es Su Santo Espíritu el que te pone en acción para cumplir Su Perfecta voluntad dentro del cuerpo y en su unidad. Si alguien quiere ser el mayor, y tiene ese deseo personal, está mostrando el fruto del árbol equivocado. Si busca un título con ganas de ejercer autoridad sobre otros, está obrando en la carne y demostrando que es un neófito. Todos y cada uno de los miembros del cuerpo obedecen a la Cabeza y están sometidos a la guía y dirección del Espíritu Santo. Todos son iguales y todos cumplen su función y su llamado en el Cuerpo de Cristo para la gloria de Dios. Nunca para la gloria del hombre. Un abrazo!”

Aquí hay algunas preguntas para la oración y el estudio:

  1. ¿Es posible que parte de discernir el Cuerpo del Señor Jesucristo también sea discernir quién son esos dones (líderes) que el Señor ha colocado entre nosotros?
  2. ¿Es posible que someterse a la jefatura de Cristo sea también someterse a la sabiduría del Señor que provenga de una pluralidad de ancianos (hermanos maduros en relación) en el Cuerpo?
  3. Cuando un grupo de hermanos con un don pastoral marca a alguien como polémico y divisivo para el Cuerpo, ¿sigue siendo el Señor la cabeza de su Iglesia?

Debes buscar delante del Señor la respuesta a estas y otras preguntas sobre el liderazgo por tu propia cuenta. Ora al Señor y pídele al Espíritu Santo que derrame Su luz sobre la verdad acerca de estas cosas. A diferencia del sistema religioso, ya no puedes esconderte detrás de la línea, “esto es lo que me enseñó mi pastor o sacerdote”.

Esto es lo que dice mi hermano Stephen Crosby sobre negar la existencia del Liderazgo;

“Debido a que puede haber tenido una mala experiencia de la iglesia con los líderes, y ahora, adoptar una filosofía de: “No existe el liderazgo”, es como tratar de negar las leyes de la aviación solo porque estuvo en un accidente aéreo y sobrevivió. Un accidente aéreo es una aberración. Es un error normalizar las definiciones y expectativas basadas en la aberración y la disfunción. Las expresiones aberrantes, disfuncionales y abusivas del liderazgo no niegan lo que es claramente un don de Dios y una realidad humana básica. Solo debes encontrar a alguien que realmente te ame, a quien puedas amar a cambio en una familia de confianza y respeto mutuo, y el liderazgo será evidente.

Puede que no sea un apóstol para los demás, pero sin duda lo soy para ti (1 Cor. 9: 2): función de liderazgo definida por la relación familiar.

Sígueme como yo sigo al Señor (2 Tes 3: 7, 9, Gálatas 3: 1, 1 Cor. 11: 1, etc.): influencia del liderazgo modelada de una manera encarnacional en el ámbito de las relaciones familiares.

Es así de simple . . . y también de costoso”.

Como alguien que el Señor ha tenido que enderezar bastante, es mi oración que el Espíritu Santo encuentre tu corazón flexible en las manos del Alfarero con respecto a estas cosas. Por el bien del Cuerpo de Cristo comparto estos temas con la conciencia limpia. Hoy entiendo las cosas de esta manera, y oro que no sea avergonzado ante el Señor en aquel Día.

Con mucho amor,

José L. Bosque

Mas acerca de El liderazgo en la Iglesia Orgánica

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.