Portando a Cristo en la Navidad

505

Portando a Cristo en la Navidad es el privilegio de todos sus hijos y la responsabilidad de cada creyente! Recuerdo los años en que las palabras “Cristo en nosotros, la esperanza de la gloria” se referían a los beneficios de haber levantado mi mano y haber aceptado a Cristo como mi Salvador. Todo era sobre mi; lo que Él había hecho por mí y lo que podía seguir haciendo por mí. Vivía mi vida como quería y cada vez que tenía un problema le recordaba su responsabilidad de cuidarme. El viaje ha sido largo y arduo, pero creo que la verdad finalmente ha resplandecido en mi corazón. Llevar a Cristo es el estilo de vida y el diario camino de los verdaderos seguidores y discípulos del Rey Jesús.

Preparación para llevar a Cristo

Es realmente interesante cómo adaptamos y añadimos a la historia de Su nacimiento. En primer lugar, María no era necesariamente la adolescente o mamá joven más bonita de la congregación o la escuela. Las Escrituras nos enseñan claramente que Jesús no era llamativo físicamente, por lo que María no debe haber sido tampoco una belleza. Por lo que sabemos, ella pudiera aver sido solo una hogareña adolescente judía de talla grande.

Mi punto es que no hay preparación externa para recibir y llevar a Cristo. Todos los temas modernos sobre belleza externa como ser delgado desaparecen. Todos somos iguales cuando se trata de ser elegidos por el Señor.

Otro gigante del siglo XXI cae cuando descubrimos que José y María eran pobres. Su condición financiera no fue un impedimento para ser elegido para llevar a Cristo. No necesitaban estar “empoderados”, usar ropa de diseñador y lucir caras joyas para que el Señor los encontrara. Nada temporal o externo fue lo que lo hizo suficientemente especial como para ser elegido por Dios para llevar a su Hijo.

Además, María no estaba “haciendo” nada espiritual cuando fue elegida. ¡Oh, cómo irrita esto nuestra naturaleza religiosa! Seguramente nos hubiera gustado verla siendo elegida mientras hojeaba el calendario, de rodillas, diciendo sus oraciones en la sinagoga local, o encendiendo una vela a Moisés o David. Seguramente ella había sido la mejor líder de adoración en la Mega Iglesia, sabes a lo que me refiero, ella necesitaba merecerlo, pero no, no hay danza del sistema religioso aquí. Las escrituras dicen que delante de Él TODAS nuestras obras son como trapos sucios.

Dios eligió a María, una virgen, por ninguna otra razón mas que por la gracia de Dios, para llevar al primogénito de una nueva creación. José y María eran de linaje real en una época en que su apellido no podía comprarles ni una taza de café. Entonces, la Biblia dice que el Espíritu Santo vino sobre ella, porque solo Dios puede engendrar a Dios. El Espíritu Santo aquí nos estaba mostrando el camino que debemos seguir hoy. ¡Sin Él no somos nada! ¡Oh, cómo oro para que su pueblo llegue a la plenitud de esta Revelación!

Atributos para llevar a Cristo

¿Cómo es posible que el Rey de reyes, el Señor de la gloria, el Creador de los Cielos y la Tierra nazca en una pequeña ciudad dentro de un establo maloliente para animales? ¿Dónde está el palacio? ¿Dónde están las túnicas reales? ¿Por qué no vemos una entrada VIP y una sala verde para que la corteza superior de la Religión venga y se encuentre con Él?

Sólo la religión humana puede inventar una separación entre Dios y el hombre. ¡Tales son las distinciones de las masas hechas por el hombre: el clero o pastores y los laicos! Basado en esto, hoy entendemos que un líder cristiano inaccesible y una iglesia dominguera inaccesible no deben ser quienes lleven a Cristo. La separación nunca ha sido el corazón de Dios.

Incluso los profetas nos hablaron del propósito del Padre para la venida del Hijo.

He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel, m que traducido es: Dios con nosotros.”

Mateo 1:22-23

Dios se acercó a su creación y se hizo tan accesible como le fue posible para que todos tuvieran las mismas oportunidades de ser bendecidos, sí, el día que nació. Estoy seguro de que había algunos asesinos en la multitud, tal vez un par de pastores homosexuales, seguramente 2 o 3 bailarines en topless y prostitutas. Como veras, Cristo no tiene los problemas que nosotros tenemos. Él sabía que había venido porque todos necesitábamos de un Libertador, y su Padre se aseguró de que Su creación no alejara a Su Hijo de un mundo necesitado.

“Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.” ~ Juan 3:17

Juan 3:17

¡Los ángeles anunciaron la Buena Nueva del Gran Gozo! Si hay algo que es un atributo natural de un Portador de Cristo, es la sonrisa y la alegría que traen a los demás cuando están cerca. No podemos cambiar una mala cara pero el Cristo que llevamos dentro puede. ¡Nuestra alegría debe ser contagiosa! Llevamos la esperanza a donde no hay esperanza y una razón para vivir donde solo hay desesperación. Somos la Nueva Jerusalén. Somos la ciudad que Abraham estaba buscando. ¡Somos la familia de los huérfanos y la manifestación visible de un Dios amoroso! Wow, me estoy emocionando solo por hablarte de todo esto.

¿Estoy describiendo un país de hadas sin dolor ni sufrimiento? No, lo más probable es que mañana por la mañana, cuando nos levantemos, probablemente tengamos el mismo presidente, las mismas leyes y las mismas injusticias, pero tengo buenas noticias: hay un Rey de un Nuevo Reino que nos ha prometido nunca abandonarnos.

Los portadores de Cristo están siempre empacando y viven completamente llenos de Su Espíritu en todo momento. Siempre están listos para traer el Reino de Dios a la tierra tal como está en el Cielo.

Los beneficios de llevar a Cristo

Me encanta el hecho de que el Señor Jesucristo es un Dios de lo inesperado. Justo cuando no puedes ir más lejos, solo cuando estás al final de la cuerda, justo cuando toda la esperanza se ha ido ¡BOOM! El aparece ¿Alguna vez has pensado en cómo el Padre preparó provisión para Su Hijo años antes de su nacimiento? Envió a toda una caravana de hombres sabios llenos de regalos para Su Hijo a la ubicación exacta de Su nacimiento y sin GPS. Escucha esto, ¡Dios sabe dónde estás y qué está pasando en tu vida!

Este fue el mismo Dios que le dio a los israelitas todo el oro de Egipto antes de que se fueran al Éxodo. Si eres un portador de Cristo, llevas dentro de ti la capacidad de caminar con la expectativa de una “transformación Divina” instantánea sobre cualquier situación y con la certeza de que en cualquier momento Dios se moverá en favor de alguien. ¿Por qué?, ¿Porque se lo merecen? No, sino por quién llevas dentro de ti.

Portando a Cristo a este mundo es mucho más que conseguir un boleto para ir al cielo algún día. La vida eterna comienza aquí. La nueva creación que vives no es para el cielo, es para aquí. El único Dios que está vivo sabe tu nombre y quiere tener una relación diaria contigo. ¡No estas solo! Él te hizo, Él te entiende, Él sabe todo sobre ti y, sin embargo, te sigue amando. ¡No puedes escapar de su amor!

Mira el video y verás que lo último que Él hace es invitarte a que te acerques. Si eres un seguidor de Cristo o estás huyendo en incredulidad, Él se acerca a ti. Puedo escucharte ahora “No seré tan hipócrita como para ponerme a hablar con Él en Navidad”. Escucha, Él ya todo lo sabe y aún así te invita a que te acerques.

Si estás llevando a Cristo, haste un chequeo rápido y asegúrate de que el Cristo que estás mostrando a los demás esta alineado con el Cristo que llevas dentro.

¡Mucho amor y que tengas una gran celebración de éste Rey que se acerca!

PD. Mi madre falleció a los 84 años y solía decirme que cada mañana, cuando abría los ojos sobre esta tierra y sentía su abrazo, era su Navidad. ¡Que tú también tengas ese privilegio!

José Bosque

Portando a Cristo en La Navidad es nuestro privilegio como Hijos de Dios! 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.