El mandato perdido de ir y hacer discípulos

2,760

Ir y Hacer Discípulos¡Vayan y hagan discípulos!, éste es el mandamiento que Jesús dio a sus discípulos después de su ascensión. La diferencia entre lo que el Señor ordenó y lo que el “sistema religioso” hace en nuestros días es como la diferencia entre las palabras auténticas y las inventadas. Hoy tratamos de hacer buenos miembros de la iglesia pero en realidad pocos de ellos llegan a convertirse en discípulos. Revisemos algunas preguntas juntos para entender lo que significa “ir y hacer discípulos”.

¿Por qué estamos en este planeta?
¿Por qué el Señor no nos llevó al cielo tan pronto como creímos?
¿Por qué es que el Señor oró al Padre en Juan 17 estas palabras?

“No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal.” ~ Juan 17:15

¿Hay algún propósito celestial para nuestra continua lucha y sufrimiento en este mundo? ¿Estamos en escena como estuvo Su Hijo cuando Él caminó en la tierra en el primer siglo? Con tantos grupos, iglesias y denominaciones clamando tener la verdad en el siglo XXI ¿habrá alguna forma de saber quien de estas es realmente la iglesia que el Señor está edificando? La sociedad está cansada de lo que decimos y hacemos el domingo dentro de nuestros templos. El mundo está esperando experimentar un vivo ejemplo de Cristo. Quieren ver gente cuyas vidas reflejen el amor del Padre y la compasión de Su Hijo en medio de un mundo en crisis.

 

Hay solo una prueba de autenticidad.

“Este mandamiento nuevo les doy: que se amen los unos a los otros. Así como yo los he amado, también ustedes deben amarse los unos a los otros. De este modo todos sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros” ~ Juan 13:34-35

¿Cuál debería ser el enfoque de la Iglesia del Señor Jesús?

¿Evangelizar a los perdidos o hacer discípulos de Cristo? ¿Por qué cuando nuestro verdadero desafío es el ir y hacer discípulos, hoy el 90% de los sermones que se predican a los salvos cada domingo giran en torno a la salvación del perdido?. ¿Qué es un discípulo? Un discípulo es alguien que ama como Cristo lo hacía. Los discípulos son aquellos que entienden que sus vidas han sido compradas por un alto precio y hoy viven para representar Su amor unos a otros, y después a un mundo que perece.

El Cristianismo no es un servicio semanal y un discípulo no es alguien que “asiste a la iglesia” o un “miembro de la iglesia”.

 

¿En qué momento nos perdimos?

Pocos cristianos pueden contestar esta pregunta. Jesús siempre ha sido la Cabeza de Su iglesia. Sin embargo, en el año 313 el emperador romano Constantino comenzó a levantar edificios y asignar “clérigos” para gobernar sobre los “laicos” como otras religiones de esos días. Así que la Iglesia se convirtió en un sistema religioso —y en esencia un negocio— necesitado de perpetuarse a sí mismo. Algunos creyentes rechazaron el proceso de institucionalización, pero la mayoría siguieron adelante para mantener o mejorar su posición económica. Una vez que pastores y sacerdotes fueron puestos como mediadores entre Dios y Su gente las cosas empezaron a cambiar.

El siguiente acontecimiento importante llegó en la reforma, durante el siglo XVI. Se inventó la prensa impresa, las Biblias comenzaron a imprimirse, y el hombre común comenzó a aprender a leer. El analfabetismo en alemania en el tiempo de Lutero llegó a cerca del 97%. Calvino utilizó en Francia historietas con dibujos animados y libros para colorear porque era solo una pequeña porción la gente común que podía leer. La Biblia estuvo disponible en lenguaje común, es cierto, pero solo la élite podía leerla. Conforme algunos líderes comenzaron a enseñar la verdad a los creyentes, el sistema religioso emprendió acciones para controlar mejor a la gente. Se crearon entonces seminarios para controlar también lo que se enseñaba y determinar quienes estaban oficialmente autorizados para enseñar y dirigir a la gente. Lo que supuestamente la reforma trajo fue en su lugar utilizado para apretar el lazo sobre el pueblo de Dios. Muchos que se rehusaron a seguir a “la iglesia oficial” fueron torturados y asesinados en el nombre de Cristo. El Cuerpo de Cristo habrá de recuperarse completamente de estos 2 eventos mundiales en la vida de la iglesia, ¡así sea!.

 

¿Cómo cambiaron nuestras prioridades?

Una vez que la corporación religiosa (en necesidad financiera) reemplazó la libertad y el amor mutuo, se creó el monstruo que hoy hacen llamar iglesia. Edificios para Dios y salarios para los clérigos ahora tienen que pagarse. El éxito entonces se definió por el tamaño de los edificios, los presupuestos, y el número de personas en las congregaciones. Ser un miembro del Cuerpo de Cristo en la Única Iglesia y Reino del Señor Jesús se reemplazó por la lealtad a una iglesia local. Esto también creó la idea de membresías a iglesias locales y pequeños reinos con sus propios pequeños reyes llamados pastores y sacerdotes. Para mantener el control sobre la gente, los sacramentos se volvieron una descripción de puesto y sólo podrían llevarse a cabo por un representante oficial de la Iglesia —salvación, bautismo, eucaristía (o Santa Cena), casamientos y funerales— por mencionar algunos.

Cuando el dinero es la base de todo, éste afecta el enfoque de todo lo que se realiza. ¡Oh si!, seguimos tratando de decir las cosas correctas, pero una oscuridad maligna controla todo bajo los hermosos edificios, las elegantes ropas, los profesionales músicos (pagados), los sofisticados sistemas de iluminación y sonido, y los “Dios te bendiga” que escuchamos los domingos por la mañana. Como dicen en Hollywood, “el show debe continuar”, a expensas del cuidado del pueblo de Dios. Algunos de ustedes pueden decir: “Mi iglesia y mi lider no son así en ninguna manera”, pero la siguiente pregunta puede ayudarte a entender el porque no sabes lo que no sabes.

 

¿Cómo es que las tradiciones humanas continúan perpetuándose a si mismas?

La “iglesia oficial” o sistema religioso comenzó a cambiar las definiciones de las palabras bíblicas para perpetuar lo que hicieron y la forma en la que lo hicieron. Los sistemas religiosos del siglo XVI supervisaron la traducción de la Biblia. A la gente se le dijo que no estaban calificados para leer y entender la Biblia. Las autoridades enseñaban que leer la Biblia los volvería locos. Para controlar a aquellos que las leían, crearon comentarios y notas que colocaron justo junto a los textos bíblicos. Por supuesto, era la clase clerical la que los escribía, y los que se aseguraron de sustentar todos sus actos. Con el hombre poniendo su confianza en las interpretaciones en lugar de escuchar al Espíritu Santo, el control fue inevitable.

Otro problema que perpetúa el sistema religioso del hombre es que la mayoría de los Cristianos ven y hacen hoy en el nombre de Cristo es todo lo que conocen. Así como un pájaro que nace en una jaula nunca llega a volar, por sus tradiciones los creyentes permanecen atados y sin la posibilidad de tener una experiencia.

A muchos se les dice que cuestionar a un líder es faltar el respeto a la autoridad. Se nos ha dicho que ellos son los “expertos” pues tienen el título y preparación de un seminario. Generación tras generación, como corderos al matadero siguen un sistema religioso que no trabaja para producir discípulos con el amor de Cristo.

La única cosa que el sistema religioso produce son clones ignorantes, egocéntricos, y autosuficientes sin una onza de amor por el prójimo. El sistema religioso engendra a estas personas y el mundo rechaza a Cristo por lo que ellos hacen (su testimonio). Tal como la película Matrix, ellos creen que son libres cuando en realidad viven controlados por sus pasiones y codicia. Una vez a la semana visten “su ropa de domingo” para impresionar a Dios, el cual existe solo para atenderlos como el 911 al reportar una emergencia.

 

¿Cuál es la más grande debilidad de la Iglesia de nuestro tiempo?

Gracias a la invención de la imprenta en el siglo XV y hoy el internet, la información concerniente a la vida del Señor Jesús es conocida por la mayoría en el mundo. Los versículos bíblicos se citan y explican diariamente de muchas maneras en las redes sociales y, a pesar de esto, no hemos llenado el mundo con el Evangelio. ¿Será posible que el Evangelio del Señor Jesús sea algo que se viva abiertamente más que algo que se comparta de manera verbal?

Hoy muchos están saliendo de la iglesia institucional o sistema religioso. Son más los que están saliendo que los que se están convirtiendo. La mayoría de las grandes mega iglesias se componen de creyentes provenientes de congregaciones más pequeñas que están cerrando a un ritmo alarmante. Según el Instituto de Investigación Religiosa de Hartford, más del 40% de los estadounidenses “dicen” ir a la iglesia cada semana. Sin embargo, como era de esperarse, menos del 20% está realmente en iglesias. En otras palabras, más del 80% de los Americanos han encontrado mejores cosas que hacer los fines de semana.

Además, entre 4,000 y 7,000 iglesias cierran sus puertas cada año. El investigador bautista del Sur, Thom Rainer, en un artículo reciente titulado “13 problemas para las Iglesias en 2013” coloca la estimación más alta. Dice que entre 8,000 y 10,000 iglesias cerrarán este mismo año.

Entre los años 2010 y 2012, más de la mitad de todas las iglesias en América Latina no añadieron un solo miembro nuevo. Cada año, cerca de 3 millones de antiguos congregantes entran en las filas de “religiosamente no afiliados”. Ahora estamos en 2017 y estos números probablemente se han duplicado.

Aquellos que se van dicen todavía creer y amar a Dios, simplemente no pueden soportar a la iglesia como es hoy. ¿Será posible que lo que el sistema religioso está haciendo y ofreciendo es algo inferior a la rendición total y estilo de vida 24/7 que describen Sus discípulos en las escrituras?

¿Cómo es que estorbamos el mandato de Ir y Hacer Discípulos?

  1. Los llevamos a un sistema en lugar de a un Salvador.
  2. Les proveemos un mediador terrenal entre Dios y el Hombre (clase clerical).
  3. Promovemos nuestras diferencias con otros Cristianos en lugar de nuestra unidad en la Iglesia del Señor.
  4. Los invitamos a encontrar la presencia del Señor en un edificio en lugar de en una relación diaria.
  5. Les enseñamos a memorizar la Biblia en lugar de cómo escuchar el Verbo (rhema) diariamente.
  6. Les ofrecemos el “ir al Cielo cuando mueran” y no el cómo vivir el Cielo en la Tierra hoy.
  7. Los entrenamos a cómo alabar al Señor semanalmente a través de una canción en lugar de diariamente con su propia vida.
  8. Nuestros lugares de reunión están diseñados para nosotros (para escuchar al pastor) y crear espectadores.
  9. Inventamos la palabra “misionero” para reemplazar la responsabilidad de ir y hacer discípulos.
  10. La mayoría de la iglesia se reúne para recibir y no para darse ellos mismos.
  11. No le es posible/permitido ejercitar sus dones a todo el Cuerpo de Cristo.
  12. Los dones son relegados a participar en el espectáculo del servicio del domingo por la mañana.
  13. El amor por el Cuerpo de Cristo ha sido rebajado a solo aquellos que yo quiero en “mi Iglesia”.
  14. El trabajo social debe programarse y ser autorizado por la clase clerical a cargo.
  15. Los oradores externos no comparten sus dones con el Cuerpo, a menos que se les pague por adelantado.
  16. Como en un club, abunda la soledad y existen muy pocas relaciones verdaderas fuera del servicio dominical.
  17. En promedio, alrededor de un 80% de los ingresos se gastan en edificios y salarios en lugar de atender a la gente en necesidad.
  18. Hacemos depender la salvación a la asistencia semanal y participación en rituales en lugar de explicar la obra consumada en la cruz y nuestra justificación en Él.

Podría seguir y seguir, pero creo que he logrado expresar la idea general y puede verse claramente la diferencia con respecto a lo que encontramos en el libro de Hechos:

“Todos los creyentes estaban juntos y tenían todo en común: 45 vendían sus propiedades y posesiones, y compartían sus bienes entre sí según la necesidad de cada uno. No dejaban de reunirse en el templo ni un solo día. De casa en casa partían el pan y compartían la comida con alegría y generosidad, alabando a Dios y disfrutando de la estimación general del pueblo. Y cada día el Señor añadía al grupo los que iban siendo salvos.” ~ Hechos 2:44-47

“Todos los creyentes eran de un solo sentir y pensar. Nadie consideraba suya ninguna de sus posesiones, sino que las compartían.” ~ Hechos 4:32

Así que para contestar la pregunta de ¿cuál es la mayor debilidad de la “Iglesia”?, la respuesta es que ésta tiene poco o ningún parecido con la Iglesia que describe el libro de hechos. Ir y hacer discípulos ha sido reemplazado con ven y obten tu bendición semanal.

 

¿Cómo mantenernos fieles al mandato de Dios en el siglo XXI?

Tenemos el mandato de Ir y Hacer Discípulos. ¿Continuaremos con nuestros programas de evangelismo y estrategias de “crecimiento de iglesia”, o nos volveremos a modelar el amor de Cristo entre nosotros? Los sermones acerca de Cristo no pueden cambiar las vidas mejor que un seguidor de Cristo viviendo lo que cree diariamente. ¡Así es!

¿Seguiremos capacitando a nuestros seminaristas en cómo convencer y persuadir a los visitantes a levantar sus manos, a caminar por el pasillo, y a orar con nosotros para recibir a Cristo? ¿o enseñaremos al Cuerpo de Cristo a modelar Su vida y Su amor en el trabajo, en la escuela, y en las plazas hasta el punto de provocar que el incrédulo nos pregunte “¿Qué debo hacer para ser salvo?”.

¿Es la iglesia un edificio o la gente? Si el Señor es el que añade a Su Cuerpo, ¿para que añadiría a gente que no manifiesta su amor? Vayan y hagan discípulos en nuestro mundo necesita una transformación. El Señor dijo que Él está edificando Su Iglesia. ¡Podemos estar seguros de que una transformación está por venir!

 

¿Qué futuro le espera al Cuerpo de Cristo?

Sacudida personal. El Señor ha estado sacudiendo y lo seguirá haciendo hasta que descubramos el fundamento original de lo que significa ser un seguidor de Cristo.

Aumento de Persecución. Incluso en Estados Unidos, el péndulo ya se está moviendo contra la Iglesia y hay más persecución por venir. Ésta persecución vendrá de muchos frentes y dará lugar a una separación santificadora que dejará juntos solo a aquellos que han verdaderamente nacido de arriba.

Crisis Económica Global. En la actualidad, el dinero es la única cosa sosteniendo el sistema religioso y está detrás de todo lo que está mal en la iglesia. Mantente preparado para una crisis económica que terminará con las representaciones semanales dentro de cuatro paredes. El amor del Padre (celo del Señor) por Sus hijos causará que Él actúe. Ésta crisis económica también eliminará a todos los mercaderes que buscan sacar provecho del Señor y de Su gente. La magnitud de esta crisis alcanzará los confines de la tierra.

Una iglesia sin mancha y sin arruga. La escritura dice que Su Cuerpo se preparará. El Señor nunca ha dejado a Su pueblo sin una voz que le indique el camino. Aquellos que tienen oído escucharan y seguirán a esos ejemplos vivientes que Cristo ha llamado a caminar con Él. Las manchas serán lavadas (agitadas) y las arrugas planchadas en el calor (fuego). El Novio merece nada menos que una hermosa y radiante Novia brillando como las estrellas en el cielo.

 

En conclusión

¿Eres un genuino discípulo del Señor Jesús? ¿Lo adoras con tu vida diariamente o solo cuando cantas dentro de un edificio? Ir y hacer discípulos no es una sugerencia. Ese mandato no fue dado a una clase clerical asalariada, fue dado a todos aquellos que claman ser seguidores del Señor Jesús. ¿Estás haciendo discípulos? Te reto a ir y hacer discípulos en tu vida diaria.

Con mucho amor,

José L. Bosque

 

Todos los comentarios serán gratamente apreciados y respondidos. Quiera el Señor expandir estas verdades por Su Espíritu a tu Espíritu.

Traducido al español por Rodrigo Aguilera. Artículo original: https://godsleader.com/missing-link-go-make-disciples/ 

Ir y hacer Discípulos

The Missing Link Go and Make Disciples

También podría gustarte Más del autor

2 Comentarios

  1. melvin dice

    Wao.tremendo documental lo ley y lo asimile correctamente.me ayudo mucho y dsd mañana lo voy a tomar en cuenta

    1. JoseLBosque dice

      Que Dios guie tus pasos Melvin!
      Un abrazo,
      Jose

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.