¿No hay líderes?

162

A medida que el Señor continúa madurando Su Iglesia, ella debe estar dispuesta a hacer cambios en cuanto a la existencia y las funciones de los líderes en Su Cuerpo. No hay duda de que el Espíritu Santo habló claramente en la última década sobre el uso antinatural y antibíblico del don [o mejor dicho, la posición o el título] de “pastor” en el sistema institucional humano. El paisaje de hoy en día todavía está plagado de hermanos heridos que aún no se han recuperado del control y la manipulación que tan naturalmente se produce y nace de los sistemas religiosos de los hombres.

Nuestro problema hoy es con las palabras y sus definiciones, no con la voluntad del Señor. Entonces, por ejemplo, en el momento en que usa la palabra líder en una mentalidad de iglesia orgánica o sencilla, todos los hermanos estallan como colmenas espirituales. La simple verdad es que el Cuerpo de la iglesia orgánica/sencilla de Cristo ha respondido en reacción al abuso del liderazgo en el pasado y ha desechado aspectos y conceptos correctos y bíblicos en su intento de desechar todo aquello que huele o sabe a un sistema religioso institucional.

Para que conste, el mismo mal uso de los líderes se puede encontrar en las dos respuestas de la iglesia orgánica o sencilla. Cuando los líderes son rechazados por completo, el Cuerpo no obtiene la edificación que necesita, las reuniones se vuelven aburridas y los líderes se sienten bloqueados e insatisfechos. Los grupos empiezan bien pero pronto mueren por falta de impulso; donde los líderes son aceptados, pero traen el mismo paradigma institucional al grupo pequeño, el resultado será un grupo de discípulos necesitados y codependientes con líderes arrogantes y orgullosos. Los cristianos heridos y los líderes quebrantados y quemados los encontramos en todas partes.

La buena noticia es que el Cuerpo de Cristo, la Iglesia, ha sanado y madurado y ahora se encuentra lista para escuchar una comprensión más clara y definida de lo que el Espíritu Santo le está diciendo. Nuestro Señor dejó líderes por el bien de Su Cuerpo; nuestro propósito hoy es ayudar a definir y redefinir la intención del Señor ya que el Espíritu Santo ha dado y está dando sabiduría en esta área. Veamos el argumento principal en contra de lo que el Espíritu Santo está diciendo hoy:

  1. Cristo no cambia. No, Él no cambia, pero nuestra comprensión de Él sí lo hace a medida que maduramos en Él.

El don profético apunta al Cuerpo para ver estos cambios. El don apostólico es dibujar el diseño y el modelo del Señor para Su Cuerpo. Si hay algo que he aprendido desde que dejé la institución hace 22 años es que el Padre no escribe en “tablas de piedra” porque Él mismo es progresivo en Su revelación para Su pueblo. Él no nos da lo que no podemos manejar, y entiende los dolores de nuestro pasado.

2 Pedro 1:19 “Tenemos también la palabra RHEMA profética [hecha] más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar [escuálido y] oscuro hasta que el día amanezca [a través de la penúmbra], y el lucero de la mañana [Cristo] salga en vuestros corazones.”

Uno de nuestros mayores problemas hoy en día para comprender el papel de los líderes en el Cuerpo es nuestra fascinación por las reuniones de la Casa. Esta idea de que solo estamos viviendo la vida de Cristo cuando estamos en una reunión en una casa es la carne clamando por un lugar para que operen sus dones y su presencia carnal. ¡Él está en nosotros y dondequiera que estén dos o tres reunidos allí está Él! Necesitamos entender que en el momento en que nos levantamos de la cama y nuestros pies tocan el suelo, somos Su iglesia. ¿Qué parte de “todos los días” no entendemos? Cuando estás lavando los platos sucios de tu esposa cansada, estás viviendo la vida de Cristo. No hay nada en Efesios 4:9-13 acerca de los dones que operan solo dentro de cuatro paredes, ya sea un edificio de la iglesia o una casa.

Otro problema son nuestros conceptos humanos de éxito que arrastramos como equipaje a nuestra vida espiritual. Para que conste, los verdaderos líderes de Dios no están visibles y al frente del escenario todo el tiempo; sus dones no funcionan en “voz alta” sino que viven entre nosotros como un ejemplo y expresan su madurez por su servicio al Cuerpo. Sí, los apóstoles barren pisos y mueven mesas y sillas; de hecho, si no sirven en lo que consideramos tareas de baja categoría y, en cambio, buscan ser servidos, son impostores y no son realmente los líderes de Dios.

Los verdaderos líderes son naturalmente relacionales. Ellos aman y ministran al Cuerpo de Cristo en Su Nombre; cuando digo “en Su nombre”, me refiero a Su naturaleza y humildad encarnadas en su vida. Tampoco sienten que deben usar sus dones para probar su espiritualidad. El hecho de que usted diga que tiene una palabra para alguien no prueba que sea maduro y que se pueda confiar en él para ministrar a Su pueblo. En el Cuerpo de Cristo, los líderes son conocidos por su amor, piedad y estilo de vida consistente. Se necesita tiempo para convertirse en un verdadero líder y su relación desinteresada con usted ganará su confianza.

Los verdaderos líderes saben cómo escuchar la voz del Señor; no comparten todo lo que escuchan como un sistema de rociadores que riegan el césped, tampoco caminan con una Biblia bajo el brazo como si fuera un apéndice de su cuerpo. Un verdadero líder se mueve solo a la Voz del Señor que recibe por dirección del Espíritu Santo. No sirven a nuevos programas o estrategias de aquellos que se creen los “superiores”. Aman y dan la bienvenida a otros líderes para que juzguen lo que creen que están escuchando del Señor porque entienden que no es su iglesia o su rebaño; así mismo, entienden que la verdad plena está en Cristo, y puede ser discernida por todo Su Cuerpo.

Los verdaderos líderes son genuina y auténticamente humildes. No permitirán que el Cuerpo de Cristo los ponga en un pedestal a causa de sus dones. Los líderes de Dios saben quién es la Cabeza de la Iglesia. Caminan en santa reverencia acerca de tomar la gloria del Señor para sí mismos. La vida ha acabado con su orgullo juvenil y ahora solo viven para agradar al Señor. Cuando están en un grupo, no sabrás quiénes son a menos que los mires a los ojos o los escuches hablar. No buscan títulos ni remuneración humana por los dones que tienen el privilegio de usar para Su Gloria. Los verdaderos líderes no tienen una tarjeta de presentación o una cuenta de Facebook con un título delante de su nombre y esperan que usted se presente sin ser probado para su “posición” en el Cuerpo. Un verdadero líder nunca se llamará a sí mismo “Reverendo” o “Pastor” ya que el único Reverendo y el único Pastor en el Cuerpo es el Señor Jesucristo.

Los verdaderos líderes son enseñables. No parlotean una y otra vez sobre lo que aprendieron en el seminario. En cambio, pueden decirle lo que el Señor les enseñó ayer. Estos líderes están en constante aprendizaje porque sus corazones son flexibles en las manos del Señor. No van a otra ciudad o región y declaran su manera de hacer las cosas como última palabra. Entienden que Cristo está levantando líderes nativos para Su Cuerpo que pueden servir mejor a Su pueblo que cualquier misionero de otra cultura en otro contexto. Ellos entienden que el Padre puede elegir usar a cualquier persona de cualquier lugar para ministrarlos. Finalmente, siempre serás bienvenido en su vida.

Podría citarles una letanía de versículos de la Biblia para probar las cosas que he compartido con ustedes, pero no estoy detrás de los razonamientos de su mente. Me niego a entrar en un duelo de versículos bíblicos con el lector con todas sus bromas posteriores de ida y vuelta. Especialmente si todavía crees lo que te enseñaron acerca de que la Biblia es la autoridad final para todo lo cristiano. En cambio, elijo apelar a la audiencia de Cristo en tu Espíritu y Su confirmación a tu corazón.

Dios nos ayude a hacer lugar en nuestro propio contexto para sus verdaderos líderes. ¡Que la Iglesia sea edificada y que Su Cuerpo sea sanado!

 

Con mucho amor,

Jose L Bosque

 

 

[1] Traducción al Español del Artículo publicado en https://godsleader.com/therearenoleaders/; por Omar D. Vázquez; accedido el 4 de Febrero del 2023.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.