Yendo más allá de la Idea del Cuerpo Místico de Cristo

104

Es necesario ir más allá del Cuerpo místico de Cristo para regresar a la familia y comunidad real entre Su pueblo; muchos creyentes conocen mucho acerca de la iglesia local pero casi nada acerca del Cuerpo de Cristo. El Apóstol pablo no usó la idea del Cuerpo solamente como una ilustración, sino que él hablaba acerca de un Cuerpo real que tiene como cabeza al Señor Jesucristo mismo; este cuerpo constituido de muchos miembros trabaja unido para ser un ejemplo de Su Cabeza ante los incrédulos y para amarse y cuidarse los unos a los otros sobre esta tierra.

El ir más allá de la idea del Cuerpo místico de Cristo es tanto un deseo como una necesidad si es que alguna vez vamos a ser reconocidos por nuestro amor unos por los otros como discípulos de Cristo en esta sociedad.

Es triste, debido a los sistemas religiosos del hombre, la idea del Cuerpo Real de Cristo ha sido diluido y, todo lo que ha quedado es un caparazón sin sustancia de lo que El Señor decía y quería que Su pueblo entendiera; la razón es clara – Si es que existe un sólo Cuerpo, entonces todas nuestras divisiones, desuniones y competencias son una desgracia sin ninguna legitimidad.

Es tiempo que la iglesia regrese al enfoque de la Iglesia Primitiva. Anoche gasté cerca de tres horas escuchando algunas de las canciones cristianas más populares de los últimos diez años; cada una de ellas se enfocaba en el Señor amándonos y nosotros amándole a Él individualmente; de hecho, una de las canciones decía que no le podíamos ver ni tocar. ¡Ni una sola de las canciones hablaba acerca del Cuerpo de Cristo! Eso quebrantó mi corazón, y no puedo creer cuántos años pasé bajo este engaño en nombre de la alabanza.

Es mucho más fácil amar a Dios si Él se encuentra lejos y si solamente tenemos que tratar con Él cuando nos es conveniente, en vez de enfrentar a Dios en la forma del Cuerpo de Cristo sobre la tierra con todas fallas e inmadurez. Pablo lo dijo bien, pero nunca evitó el enfoque original:

Colosenses 1:24

Ahora me regocijo en los sufrimientos por vosotros, y completo en mi carne lo que faltaba de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la iglesia,” (BTX IV)

Echemos un vistazo a algunas Escrituras clave para ver cuál debería ser el enfoque principal de la Iglesia

Enfoque: El Cuerpo de Cristo sobre la Tierra no es una Idea Mística. ¡Su Cuerpo es Él!

 

El día de hoy, la iglesia habla acerca de “mi iglesia” o “tu iglesia”; rara vez la idea del Cuerpo de Cristo y sus muchos miembros es expresada debido a que nuestro enfoque está sobre la membresía de la iglesia local y no queremos hablar acerca del Cuerpo de Cristo. Si el Cuerpo de Cristo llega a ser nuestro punto de conversación principal, entonces los creyentes comenzarían a considerar a otros creyentes fuera de su cuerpo local como sus hermanos y hermanas. Del mismo modo, debemos confrontar el hecho de que la Iglesia está constituida de personas y no por las cuatro paredes de un edificio.

Abajo está una de las cuatro lecciones más grandes que nuestro Señor enseñó a los doce discípulos originales. Al día de hoy, lo mejor que hemos hecho con ello es un sacramento del “lavamiento de los pies”; el sistema religioso ha pasado por alto la parte más importante de la enseñanza que se encuentra en las palabras “unos a los otros” y nos ha dejado un ritual vacío e inútil.

Juan 13:12–17

Así que, después de lavarles los pies, tomó su manto, volvió a reclinarse y les dijo: ¿Entendéis lo que os he hecho? Vosotros me llamáis el Maestro y el Señor y decís bien, porque lo soy. Pues si Yo, el Señor y el Maestro, os lavé los pies, también vosotros debéis lavaros los pies unos a otros. Porque ejemplo os di, para que como Yo os hice, así también hagáis vosotros. En verdad, en verdad os digo, un esclavo no es mayor que su señor, ni un enviado es mayor que el que lo envió. Si sabéis estas cosas, bienaventurados sois si las practicáis. (BTX IV)

Si los siguientes versículos, nuestro Señor dice que cualquier cosa que usted haga por aquellos hermanos más pequeños, en realidad se lo está haciendo a Él mismo. La iglesia de hoy en día, tiene mucha suerte si es que visita a una persona enferma, ya que sus miembros piensan que para eso le pagan a un pastor; ¡se olvidan de los pobres, de los necesitados, de los hambrientos y de los encarcelados!

 

Mateo 25:34–40

“Entonces dirá el Rey a los de su derecha: ¡Venid, los benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del cosmos! Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me acogisteis, desnudo, y me cubristeis; estuve enfermo y me visitasteis; estaba en prisión y vinisteis a Mí. Entonces los justos le responderán, diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te sustentamos, o sediento y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos forastero y te acogimos, o desnudo y te cubrimos? O, ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a ti? Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo, en cuanto lo hicisteis a uno de estos, mis hermanos más pequeños, a Mí me lo hicisteis.”
(BTX IV)

Más adelante presento lo que yo llamo los pasajes fundamentales en el libro de los Hechos de los Apóstoles, los cuales describen la vida en la iglesia temprana; sus reuniones eran llamadas fiestas Ágapes y el enfoque era el Cuerpo de Cristo, no solamente mirar hacia arriba (en los cielos) sino mirándole diariamente cara a cara. El enfoque era “los unos a los otros”. Al día de hoy, tenemos dos enfoques, el evangelio individualista, egoísta y centrado en el yo del “yo y Dios” y el de la confundida prioridad para con los perdidos. Veamos claramente, mis hermanos, si es que entendemos el “unos a los otros” como debe ser (el Cuerpo de Cristo), el Señor no tiene problema en agregar a Su Iglesia a aquellos que necesitan salvación.

Nunca he escuchado un sermón acerca de los siguientes versículos debido a que muchos de los predicadores no creen que esto sea posible en el siglo XXI, y tienen razón, pero solo es imposible debido al creyente egoísta y centrado en sí mismo del Siglo XXI.

Hechos de los Apóstoles 2:41–47

“Así pues, los que acogieron su palabra, fueron bautizados, y en aquel día fueron añadidas como tres mil almas. Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, y en la comunión en el partimiento del pan, y en las oraciones. Y sobrevenía temor a toda alma, y muchos prodigios y señales milagrosas eran hechas por los apóstoles. Y todos los que creían estaban juntos y tenían todas las cosas en común, y vendían las propiedades y las posesiones y las distribuían a todos según la necesidad de cada cual. Y perseverando unánimes cada día en el templo y partiendo el pan de casa en casa, compartían el alimento con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor entre todo el pueblo, y cada día el Señor añadía a ellos los que iban siendo salvos.” (BTX IV)

 

Hechos de los Apóstoles 4:32–35

“Y la multitud de los que creyeron tenía un corazón y un alma, y ninguno decía ser suyo propio algo de lo que poseía, sino tenían todas las cosas comunes. Y con gran poder los apóstoles daban el testimonio de la resurrección del Señor Jesús, y había abundante gracia sobre todos ellos. Y no había ningún necesitado entre ellos, pues todos los que poseían tierras o casas, las vendían y llevaban el valor de lo vendido, y lo ponían a los pies de los apóstoles, y era distribuido a cada uno según su necesidad.” (BTX IV)

La Cena del Señor o la Comunión es otra enseñanza que El Señor nos dejó y que el sistema religioso le ha chupado su vida al cambiar su enfoque del Cuerpo de Cristo (Su Iglesia sobre la tierra) y dejarnos un ritual vacío sobre el yo y un Dios místico en los cielos.

1 Corintios 10:16–17

“La copa de la bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo? Puesto que el pan es uno, los muchos somos un cuerpo; porque todos participamos del único pan.” (BTX IV)

Lo que Pablo está diciendo es que el enfoque de la Cena del Señor es la celebración del Cuerpo de Cristo y que representa nuestra unión común con Él. ¡Nunca tuvo la intención de tener un enfoque entre mí y Dios solamente!

1 Corintios 12:27

“Y vosotros sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en parte” (BTX IV)

Efesios 4:12

“…con miras al equipamiento de los santos para la obra del servicio, para la edificación del cuerpo de Cristo” (BTX IV)

Efesios 4:15–16

“sino que, hablando verdad en amor, crezcamos en todas las cosas en Aquel que es la cabeza, Cristo, por quien todo el cuerpo está siendo estructurado y unido por la provisión de cada ligamento, y según la función sobrenatural de cada miembro, el crecimiento del cuerpo se realiza en amor para su propia edificación.” (BTX IV)

Colosenses 2:19

“y no sosteniendo la Cabeza, de la que todo el cuerpo, siendo nutrido y unido por las coyunturas y ligamentos, se desarrolla con el crecimiento de Dios.” (BTX IV)

 

Si las Escrituras son claras, luego entonces, ¿por qué tenemos problemas para ver el Cuerpo de Cristo?

La respuesta se encuentra en lo que ha creado la falta de amor de unos por los otros – Una imitación del Evangelio centrado en el yo.

Los predicadores predican lo que la gente quiere oír debido a que esto es lo que traerá “números” y dinero a la institución religiosa.

Pongan atención a los títulos de multitud de libros pseudo-cristianos del mismo autor popular del momento… y podría agregar que ¡se están vendiendo como pan caliente!

“Tu mejor vida ahora”

“Es tu momento”

“Conviértete en una mejor versión de tu yo”

Y nos preguntamos ¿por qué la iglesia piensa en el Cuerpo de Cristo como algo místico?

¿Cómo regresamos y nos reenfocamos en Su Cuerpo para amarnos unos a los otros, llevando las cargas de unos por los otros y vivimos en una comunidad real que glorifica a Cristo con “los unos a los otros”?

Personalmente, creo que la iglesia moderna o el sistema religioso, como yo lo llamo, se encuentra más allá de un avivamiento interno; usted no puede revivir algo que nunca ha tenido la vida de Cristo en su interior y cuyos fundamentos están podridos desde su médula.

Ahora bien, “desde fuera”, podemos rescatar a aquellos que saltan del barco en búsqueda de algo real o que se han retirado en frustración al ver una radiante diferencia entre el Cristo de la Biblia y el Cristo del banco del edificio religioso. Démosle una familia de creyentes amorosos para que corran a cobijarse en una lugar seguro en el que pueden sanar sus heridas y problemas del pasado.

Reto al Cuerpo de Cristo que está leyendo este artículo para que encuentre a Su Pueblo y se haga parte del Cuerpo de Cristo incluso si son solo dos o tres. La iglesia que el Señor Jesús está edificando nunca se ha quedado sin testimonio. ¡Hay un VERDADERO Cuerpo de Cristo! ¡Encuéntralo!

La mayoría aún corre a sus juegos de Domingo por la mañana…

Dios Padre tiene el plan de tomar a Su Novia de vuelta y remover las escamas que la ciegan, de que aquellos que han nacido de lo alto pero que aún permanecen dentro del sistema religioso.

No va a ser algo placentero, pero a través de ello, El Padre revelará a Su pueblo el vacío superficial de la iglesia moderna. La gente comenzará primero a dejar de dar, y luego, El Señor dejará caer su bomba final. Una vez que las finanzas han sido removidas, el sistema religioso colapsará y se vendrá abajo como una casa de naipes. Los asalariados no trabajarán sin paga y los edificios de millones de dólares no se mantendrán sin dinero.

En aquel día nos necesitaremos los unos a los otros y lo único que permanecerá será el verdadero Cuerpo de Cristo del Señor Jesucristo.

Nuestro enfoque regresará a cuidar a las viudas y a los huérfanos, a alimentar a los pobres, a amar a los desechados y rechazados por la sociedad. No más “voy por mi bendición” una vez a la semana, sino “voy a bendecir” cada minuto de cada día a aquellos que están a mi alrededor.

Mi oración es esta: Padre, ¡llévanos más allá!

¡Gloria! ¡Ven Señor Jesús!

José L. Bosque.

En Ingles Moving Beyond the Mystical Body of Christ

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.