Cantando la Canción del Señor en Tierra Extraña

65
Como se Canta la Canción del Señor en Tierra Extraña? Estoy seguro que usted se dice a sí mismo: “¡Qué título tan extraño para un artículo cristiano!” La realidad es que la mayoría de los miembros del Cuerpo de Cristo que han decidido seguir la nube en este siglo XXI y se han visto en una tierra extraña; estamos fuera de Egipto física y espiritualmente, pero aún no hemos llegado a nuestro destino final, nuestro hogar.
Nuestros corazones y nuestra vida se hallan en la Tierra Prometida, pero tal como le sucedió a Caleb y a Josué, estamos rodeados por un desierto transicional; sería maravilloso si aquellos que aman y cuidan a otros estuvieran a nuestro lado en este viaje. Muchos de ellos nunca dejaron realmente la tierra de Egipto en sus corazones o se detuvieron en el camino a causa de las dudas y a las muchas luchas que se encontraron en el camino.
Ayer escuché la noticia acerca de un hermano muy creativo que nunca encontró su lugar en el sistema religioso por lo que vino al encuentro de esas luchas y, debido a que estaba solo y sin ánimos se habría quitado la vida. Estos ejemplos los encuentro en todos lados; el desánimo es esta etapa transicional es inevitable. La verdad es que este lugar no es nuestro mundo; somos tan sólo peregrinos que estamos de paso en una tierra extraña.
Aquí están algunos ejemplos de luchas personales:
1. Gente joven a quienes el Señor les ha hablado acerca de Sus caminos, pero que están atrapados pero que, debido a sus padres, por una u otra razón han decidido permanecer en Babilonia; ellos saben que necesitan más, pero por respeto se quedan donde están.
2. El marido o la esposa cuya contraparte no quiere dejar Babilonia. Usted sabe que su casa está dividida pero no es algo que usted pueda remediar en la carne; es muy fácil cansarse en la oración cuando usted no ve que nada bueno está pasando.
3. Un líder cristiano sabe que hay un camino más adecuado, pero debido a las limitaciones financieras está varado en Babilonia debido a los recibos que tiene que pagar. Usted sabe que necesita poner en práctica la fe, pero el miedo al fracaso y a la bancarrota le ensombrece como una nube oscura.
4. Una persona soltera y cristiana ha decidido seguir al Señor sólo para encontrarse sola en este mundo como una balsa en el Océano Pacífico sin amigos verdaderos. Usted odia estar solo, pero se odia aún más cuando decide seguir a esos “amigos” y sucumbe ante los deseos de este mundo.
5. Un empleado cristiano se encuentra rodeado de oscuridad y de maldad en su lugar de trabajo. Usted sabe que le tratan de forma injusta, pero hasta que el Señor le muestra una salida, usted se encuentra atorado en ese lugar. Usted lidia diariamente con los golpes bajos y las burlas de sus jefes y compañeros de trabajo.
6. Usted se ha alejado de todo, ha escogido al Señor y Sus caminos, pero ¿dónde están las promesas de Dios? Usted ha esperado un largo tiempo, pero su bote salvavidas aún no llega; en este punto, usted se pregunta: “¿Si vendrás a salvarme Señor o debo enfrentar el final en esta condición?
7. Se encuentra enfermo ya por varios años y la sanidad no llega a su cuerpo; simplemente no puede visualizar cómo es que la enfermedad y el malestar pueden traer algún tipo de Gloria al Señor; se le ha dicho por los doctores que no hay cura para su actual condición mientras que, al mismo tiempo, su corazón se hunde al punto de desespero. “¿Dónde estás Señor?”, ese es el clamor de su corazón.
Escribo esto para alcanzar a los muchos y darles a conocer que no están solos; sus sufrimientos no son únicos y sin propósito. Con esto no quiero decir que Dios le ha abandonado; esto quiere decir que su vida es dura y que se nos ha dado el privilegio, como a Pablo, de sufrir por Su Nombre.
“Ahora me regocijo en los sufrimientos por vosotros, y completo en mi carne lo que faltaba de las aflicciones de CRISTO por su cuerpo, que es la iglesia”
(Colosenses 1:24)
¿Nunca entenderemos el cómo y las formas en que Dios trata con el hombre? No, no siempre, pero se nos asegura que Él está al tanto de nuestras luchas. Dios es Dios y Su sabiduría y propósitos están por encima de nuestra comprensión.
¿Es natural que nos enojemos con Él y que nos apartemos cuando el dolor está más allá de lo que podemos soportar? Sí, pero usted no debería permanecer en ese estado. Nosotros tenemos un enemigo verdadero y éste desanima a los santos [aquellos que han sido santificados por Cristo en la cruz] de manera que los deja inhabilitados para los propósitos del Señor. Sea cuidadoso porque el enemigo le pintará un panorama y le venderá una idea a través de las circunstancias de la vida, mismas circunstancias que el Señor mismo ha permitido.
Aquí le presento lo que le sucedió a los judíos en el Antiguo Testamento:
Junto a los ríos de Babilonia nos sentábamos y llorábamos,
Acordándonos de Sión. En los sauces, en medio de ella,
Colgábamos nuestras cítaras. Los que nos habían llevado cautivos allí,
Nos invitaban a cantar;
Los que nos habían hecho llorar nos pedían alegría, diciendo:
¡Cantadnos algún cántico de Sión! ¿Cómo cantaremos cánticos de YHVH en tierra extranjera?
(Salmos 137:1-4)
Aquí está lo que el Señor dice, querida familia de Dios: Los judíos no podían cantar, pero nosotros podemos; nosotros somos la Nueva Jerusalén, Su nueva creación la cual ha sido inhabitada por el Espíritu Santo. Tenemos a Cristo mismo viviendo dentro de nosotros para capacitarnos y empoderarnos y así brillar en medio de la oscuridad más oscura. Si, hemos sido escogidos en este tiempo, como a Ester, pero debemos tener la actitud de Sadrac, Mesac y Abed-Nego [los amigos de Daniel].
“He aquí, nuestro DIOS a quien servimos ¡existe!, y Él, oh rey, tiene poder para librarnos del horno de fuego y librarnos de tus manos. Y si no lo hace, oh rey, entiende que tampoco daremos culto a tus dioses, ni nos postraremos ante la estatua que hiciste levantar”.
(Daniel 3:17-18)
Todos quieren servir a un Dios que libera, pero ¿usted serviría al Dios que permite que sea echado en el horno de fuego? Aquí es donde los entusiastas religiosos habituados a los “bibliazos” se separan de aquellos quienes realmente han aceptado el camino de la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. ¿Aún amaría a un Dios a quien ha estado cantando la Canción del Señor en una tierra extraña y, a pesar de ello, sin liberación? ¿Ha visto las noticias últimamente? ¿Por qué estaríamos nosotros exentos de pagar el más grande sacrificio de nuestra fe?
Amados, no os sorprendáis por el fuego que os ha sobrevenido para probaros, como si algo extraño os aconteciera. Más bien regocijaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de CRISTO,para que también en la revelación de su gloria os regocijéis con gozo inefable. Si sois insultados por el nombre de CRISTO, sois bienaventurados; porque el Espíritu de gloria y de DIOS reposa sobre vosotros. Que de ninguna manera alguien padezca como homicida, o ladrón, o malhechor, o por entrometido, pero si padece como cristiano, no se avergüence, al contrario, glorifique a DIOS en este caso. Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de DIOS; y si primero por nosotros, ¿cuál será el fin de los que no obedecen al Evangelio de DIOS? Y: Si el justo con dificultad se salva, ¿En dónde aparecerá el impío y el pecador? Por tanto, también los que padecen según la voluntad de DIOS haciendo el bien, encomienden sus almas al fiel Creador”.
(1 Pedro 4:12-19)
Usted dice: “Esto es genial, sólo que no es para mí… ¡no tengo la fuerza suficiente!” Permítame compartir con usted algunos pensamientos que el Padre nos ha dado a lo largo de estos años.

Como se CANTA LA CANCIÓN DEL Señor en Tierra Extraña?

Por eso, tomad la armadura de DIOS, para que podáis resistir en el día malo y, habiendo hecho todo, estar firmes. Estad firmes, pues, ceñidos vuestros lomos con la Verdad, revestidos con la coraza de justicia…”
(Efesios 6:13-14)
1. En ocasiones lo único positivo que podemos hacer es “estar firmes” en medio de nuestra situación. Mantenernos firmes podría no tener este aspecto externo de forma inmediata, sino que es “algo progresivo”. Lo que dice en sí misma esta actitud es: “Estoy aquí, creo en Dios y no espero nuevas órdenes”. Lo contrario es sentarse a llorar, lo que diría que se está rindiendo.
no abandonando nuestra propia asamblea, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos, y tanto más, cuanto veis que aquél día se acerca”.
(Hebreos 10:25)
2. Esto no tiene nada que ver con ir semana tras semana a un servicio religioso; esto tiene que ver con mantener diariamente relaciones verdaderas que le ayuden a mantenerse firme cuando está triste o deprimido. La iglesia fue creada como un organismo, un cuerpo y nadie es capaz de sostenerse de forma aislada. ¡Nos necesitamos unos a otros!
Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de DIOS. Bienaventurados los que han sido perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los Cielos. Bienaventurados sois cuando os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros por causa de Mí. Alegraos y gozaos, pues vuestro galardón es grande en los Cielos, porque así persiguieron a los profetas antes de vosotros”.
(Mateo 5:9-12)
3. Busque estar en paz. Todo el infierno puede arder a su alrededor, pero usted debe encontrar su hendidura en la roca… Debe encontrar aquella paz interior que le dice: “Mi Señor está en control, a pesar de todo esto”. No tome ninguna decisión cuando el fuego está en su mayor fuerza. La paz es un lugar espiritual en El Espíritu y, estar en El Espíritu no significa balbucear lenguas extrañas dentro de cuatro paredes una vez a la semana; por el contrario, es tener paz como una realidad diaria y un lugar fresco de fortaleza, sin importar por lo que esté pasando.
Pero sin fe es imposible agradarlo, porque es necesario que el que se acerca a DIOS crea que existe, y que es galardonador de los que lo buscan”.
(Hebreos 11:6)
Porque todo lo que ha nacido de DIOS vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo: nuestra fe. Pues, ¿quién es el que vence al mundo sino el que cree que JESÚS es el Hijo de DIOS?
(1 Juan 5:4-5)
4. ¿Quién dijo que toda nuestra recompensa está aquí en la tierra? Manténgase en la fe. Nunca he recibido un milagro en la posición de la duda; pero ¿qué sucedería si Dios no viene a mi rescate? No mantenga tales pensamientos ni conviva con personas que mantienen tales pensamientos negativos en usted. Su lugar está en vivir creyendo.
Y no sólo eso; sino que hasta nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia, y la paciencia, carácter probado, y el carácter probado, esperanza, y la esperanza no defrauda, porque el amor de DIOS ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado”.
(Romanos 5:3-5)
Porque en esperanza fuimos salvos, pero la esperanza que se ve, no es esperanza, pues ¿quién espera lo que ve? Pero si esperamos lo que no vemos, con paciencia lo aguardamos ansiosamente”.
(Romanos 8:24-25)
Finalmente, cante su canción en la tierra extraña. El simple hecho de que usted permanece firme contra todas las adversidades, le da la gloria a Dios. El más grande testimonio es cuando usted es capaz de cantar en medio del dolor, cuando es capaz de alzar la voz en ESPERANZA en medio de sus pérdidas, cuando proclama lo que otros no pueden ver y cuando declara la bondad de Dios en la tierra de los vivientes.
¡Vaya y clame! No teniendo como raíz las fallas, sino la victoria que le dice que todos aquellos que le conocen, que Cristo en usted es la Esperanza de Gloria. Perseverar en conocerse a usted mismo redundará en una enseñanza de oro sobre Su Amado. ¡El Cielo entero le está animando! Es por esto mismo que, en la sabiduría de Dios, usted está sobre esta tierra. ¡Grite sus alabanzas y dele a Él toda la Gloria!
Sepa esto, este artículo no fue escrito desde un punto de vista lejano sino por alguien que está en el fuego igual que tu. Espero que Papa Dios te de las fuerzas para cantar la Canción del Señor en Tierra Extraña.
Le dejo este verso:
“Sed sobrios, velad; vuestro acusador, el Diablo, anda como león rugiente buscando a quien devorar. Resistidle pues, firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestra hermandad en el mundo”.
(1 Pedro 5:8-9
)
¡Que usted pueda cantar como nunca antes y que su vida sea un instrumento para Su Gloria!
Con mucho amor,
Jose L. Bosque
Un agradecimiento especial a mi hermano George Dunn de Carolina del Norte por retarme de forma precisa a ver lo que él ve en mi vida y por el aliento que él y Nancy han sido para mí. ¡Estoy cantando George! ¡Estoy cantando la canción del Señor!

 

En Ingles Como se Canta la Canción del Señor  https://godsleader.com/singing-the-song-of-the-lord-in-a-strange-land/

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.